Colegio Nuestra Señora del Pilar (Valladolid). Viaje hacia el secreto del éxito educativo finlandés

Colegio Nuestra Señora del Pilar (Valladolid). Viaje hacia el secreto del éxito educativo finlandés

Un grupo de educadores marianistas visitan varios colegios en Finlandia para conocer su estilo educativo, su forma de enseñar y las instalaciones de uno de los países con mejores resultados en el Informe PISA. El director del Colegio Nuestra Señora del Pilar de Valladolid nos cuenta su experiencia en este viaje de aprendizaje.

El Colegio Nuestra Señora del Pilar de Valladolid visitó el pasado mes de mayo varios colegios finlandeses para acercarse y conocer una de las educaciones más prestigiosas y avaladas por los resultados de los últimos Informe Pisa. El Director General del centro vallisoletano, David Álvarez, y el Director Técnico de Educación Primaria, Isaac Díez, viajaron hasta Finlandia junto a un grupo de docentes de la red de los 17 colegios marianistas de España con el objetivo de intentar descubrir el secreto del éxito de la educación finlandesa.

Una visita que recorrió siete centros educativos de diferentes configuraciones: con solo Primaria, con Primaria y Secundaria, centros de ámbito rural en el norte del país, y un último colegio anexo a la escuela de magisterio de Helsinki. En cada centro el grupo pudo visitar las instalaciones y asistir a diversas charlas formativas impartidas por docentes sobre la atención a la diversidad, la formación al profesorado o el nuevo currículo.

El-Pilar-visita-Filandia-02

INVERSIÓN EN EDUCACIÓN

Finlandia es uno de los países que más invierte en educación, dejando a España muy lejos en cuanto a gasto público, tal y como se indica en el informe Panorama de la Educación 2016: Indicadores de la OCDE, elaborado por este organismo en 2016. El país que más fondos dedica al gasto educativo por alumno, Luxemburgo, triplica lo invertido por España en primaria y cuadruplica la cantidad por estudiante de la educación terciaria (FP superior y Universidad). Francia, Reino Unido, Estados Unidos o Finlandia también invierten más dinero. E incluso lo hacen otros países que también han sido fuertemente golpeados por la crisis, como Italia o Portugal.

La OCDE ha lanzado una dura advertencia a España: “Una educación de alta calidad necesita una financiación sostenible”. En Finlandia se nota principalmente esa alta inversión en las instalaciones. “Hay mucho dinero invertido en cada centro”, explica David Álvarez, director del Colegio Nuestra Señora del Pilar, que visitó el colegio Saunalahti, uno de los mejores colegios del mundo, “son centros muy nuevos, con impresionantes aulas de música o plástica. Es apabullante”, dice, que también quedó entusiasmado con el diferente estilo arquitectónico de las escuelas: “Allí tienen un gran hall en el centro del colegio, como un patio, necesario para un país con bajas temperaturas en invierno”.

Saunalahti school en Espoo, Finlandia. Foto de Andreas Meichsner para Verstas architects

Saunalahti school en Espoo, Finlandia. Foto de
Andreas Meichsner para Verstas architects

DOCENTES DE CALIDAD Y RECONOCIDOS

Sin embargo, lo que más diferencia a la educación de Finlandia y España no es solo su inversión sino el trato y la formación que recibe el profesorado. “El acceso a la carrera es muy exigente, solo uno de cada 10 suelen acceder a las facultades”, comenta David Álvarez. “Ser profesor está muy valorado en Finlandia lo que le otorga de gran prestigio ante la sociedad y le concede una gran autoridad ante sus alumnos”.

Los profesores son la pieza clave del sistema educativo de Finlandia. Su buena formación técnica garantiza unos excelentes resultados, y no sólo tienen una sólida preparación en los conocimientos de la materia que imparten sino que, además, tienen una buena formación específica en Pedagogía. “Tienen una formación excelente, con un sistema de prácticas muy tutorizado y llegan a las aulas muy preparados”, dice el director de El Pilar.

“Además no existe una discusión continua sobre la educación en la política y la sociedad, la gente no se cuestiona continuamente el nivel de calidad de la educación y sus docentes, eso les da mayor tranquilidad”, añade. “No hay un debate continuo y en España el pacto educativo habría que solucionarlo de una vez y centrarnos”. Finlandia hace esfuerzos no solo para reclutar y seleccionar sino también para retener a los profesores más competentes. Los mejores van con los más pequeños, en Primaria.

LIBERTAD METODOLÓGICA

En cuanto a la metodología David Álvarez enumera varias grandes diferencias. “No hay educación infantil, la escolarización comienza en lo que es Primaria en España. La educación es obligatoria entre los 7 y 16 años”, comenta. Hasta los 7 años existe un sistema de ayudas y protección social a las familias, que les permite educar durante esos primeros años a sus hijos en casa. Además en Finlandia se da por hecho que la educación de los niños no debe llegar sólo de los centros oficiales, sino que la familia y la misma sociedad es igual de importante. No en vano el 55% de los padres cree que la familia es más responsable que la escuela de la educación de sus hijos. En España lo piensa tan solo el 15%.

La educación en este país es gratuita, de accesibilidad universal y se financia en su totalidad con la recaudación de impuestos. La educación concertado no existe, y la privada es minoritaria. Los estudiantes no deben pagar por ningún material escolar y los municipios garantizan el transporte para aquellos que viven a más de cinco kilómetros de la institución escolar a la que asisten.

Saunalahti school en Espoo, Finlandia. Foto de Andreas Meichsner para Verstas architects

Saunalahti school en Espoo, Finlandia. Foto de
Andreas Meichsner para Verstas architects

“Existe un currículo menos estricto y concienzudo. Son orientaciones generales que cada centro y cada profesor adapta a sus aulas. No hay inspección educativa y sí mucha libertad”, subraya el director de El Pilar. “Aunque el currículo es el mismo cada colegio es diferente porque hay libertad a la hora de diseñar dónde poner el acento”. Los docentes del sistema público son elegidos directamente por la directiva del centro educativo. “Esto permite que cada centro pueda crear los mejores equipos de trabajo y buscar a los profesores que mejor encajen en su proyecto educativo real. En nuestra visita vimos centros orientados a lo tecnológico y otros sin apenas ordenadores”, recuerda David Álvarez.

La docencia se basa en un sistema de enseñanza muy personalizado. Desde los primeros cursos se interviene en el proceso de aprendizaje de cada alumno, haciendo énfasis en las debilidades y dificultades que puedan existir. “No vimos nunca a ningún profesor dirigirse a la clase completa, siempre están en grupos, casi siempre con la ayuda de un auxiliar en clase”. De hecho, la preocupación por los alumnos con dificultades de aprendizaje pudiendo permite la existencia de un profesor especialista que puede ir a clase para guiarlo o bien trabajar con él de manera separada.

“La ratio de alumnos por clase no es más baja que la nuestra, pero en muchos casos se cuenta con ese auxiliar”, dice David Álvarez. “Hay sofás, alfombras… muchas cosas para hacer y para manipular. La utilización de los espacios en las aulas y en todo el centro es más versátil: usan los pasillos, las escaleras, los rellanos… En general hay más flexibilidad, tanto en currículo como en horarios, en grupos…”, comenta. Y otro aspecto que le llama la atención es el gran peso de la enseñanza práctica. “Hay más talleres, de madera, de metal, de cocina, de plástica, música, diseño… el deporte no parece tener tanta importancia como aquí”, añade.

Finlandia lleva años utilizando metodologías como las inteligencias múltiples o el trabajo por proyectos de forma cooperativa. “Pero allí estas soluciones han surgido como consecuencia de su propio estilo educativo y de su manera de hacer las cosas”, observa David. “En España nos forzamos a incluirlas, no es nuestro estilo”, comenta.

Otro de los puntos que más llamó la atención de este viaje está en la capacidad de la educación finlandesa para hacer que los niños disfruten más del colegio, con menos presión. El informe PISA funciona bien con este tipo de aprendizaje. “En lectura van bien, leen mucho, quizá también porque las películas de la televisión no se doblan”, sostiene David Álvarez, así los niños deben escuchar los idiomas originales, leer los subtítulos (como consecuencia leen más y acaban haciéndolo más rápido) y de ese modo refuerzan lo que han aprendido en la escuela.

Los últimos resultados del Informe PISA 2015 dejan en muy buena posición a Castilla y León con respecto a los sistemas educativos como el finlandés. “No estamos tan alejados de Finlandia, los centros concertados de Castilla y León estamos a su nivel, asegura David, que reclama más crédito a la educación de Castilla y León, que se acerca a la finlandesa.

El-Pilar-visita-Filandia-01¿QUÉ PODEMOS IMPORTAR?

¿Cuál es el secreto de Finlandia? “Han aplicado el sentido común a la educación”, afirma el director vallisoletano. “Hay una mayor inversión educativa global, los profesores respetan el ritmo del niño, la atención a la diversidad es mejor, tienen una educación más práctica, hay menos carga curricular, existe más libertad para el colegio y para el centro… y todo esto con resultados buenos”, enumera el director del Colegio El Pilar de Valladolid. “El nivel de exigencia sobre el niño es mucho menor que en España y sin embargo funciona, se obtienen los mismos resultados con alumnos más tranquilos y con menos carga lectiva”, dice. “Pero hay que resaltar que nuestros alumnos también aquí están contentos”, recalca.

Como resumen y buscando aspectos que pueden importarse a centros educativos españoles desde Finlandia David Álvarez lo tiene claro: “El estilo del profesorado es lo mejor que nos podemos llevar de allí”. Aunque es consciente de la dificultad que supone trasladarlo a España. Apunta algo menos complejo: “La utilización de los espacios colegiales de un modo más eficiente como los pasillos, los rincones… tratar de una manera menos clásica los espacios. Y darle una vuelta a las artes y la música, dotándolas de más importancia”.

Al director de El Pilar le gusta también la libertad existente. “Del niño en la clase, del profesor ante el director, del director frente a la administración educativa… Eso le viene bien  a la educación como concepto.

Sin embargo, a David Álvarez echó en falta en Finlandia una mejor formación en valores, “no tiene mucho protagonismo allí. Cualquier de nuestros centros de Escuelas Católicas tienen un proyecto más articulado en este sentido”, concluye.

El-Pilar-visita-Filandia-03

COMENTARIOS (1)

Dejar Comentario

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>