Informe PISA 2015: Castilla y León, un poco más finlandesa

Informe PISA 2015: Castilla y León, un poco más finlandesa

> Escuelas Católicas Castilla y León se acerca al Informe PISA 2015 y busca las razones de los buenos resultados obtenidos por esta comunidad autónoma.

> Preguntamos a los centros concertados católicos participantes en esta prueba y analizamos las causas del éxito.

“Ahora sí somos un poco finlandeses”. La educación de Castilla y León ya está un poco más cerca de la de los países más avanzados de la OCDE gracias a sus brillantes resultados en el Informe PISA 2015. “Ni somos tan buenos ahora ni tan malos antes”, explica Javier Arroyo Martínez, responsable de comunicación y calidad del Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano, que apunta una de las claves: “No hay una gran fractura entre centros públicos y concertados. Todos vamos a una, hacia la mejora de la educación”.

Todo esto es lo que se desprende de los resultados del último Informe PISA 2015, que colocan a esta comunidad a la cabeza de España y a la altura de los siete mejores países del mundo analizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Sus alumnos de 15 años han sacado 522 puntos en Lectura, 519 puntos en Ciencias y 506 puntos en Matemáticas, algo que permite a Castilla y León liderar el rendimiento escolar a nivel nacional.

¿Por qué Castilla y León, que no es una de las comunidades que más invierte en educación? ¿Cuáles son las claves que explican este fenómeno educativo en una de las comunidades más retrasadas en otros aspectos económicos y sociales? Se lo preguntamos a algunos de los centros pertenecientes a Escuelas Católicas Castilla y León que participaron en las pruebas de este último PISA 2015. Desde la patronal se felicitó a todos los colegios participantes pero también a la educación de Castilla y León en general.

Colegio La Inmaculada (Ponferrada)

Un aula del Colegio La Inmaculada (Ponferrada)

Para el Consejero de Educación autonómico, Fernando Rey, varias son las claves de este éxito educativo, aunque hace especial hincapié en los núcleos familiares como uno de pilares de la comunidad educativa, siendo “un gran apoyo” para sus hijos y depositando su total “confianza” en los docentes.

A Javier de las Heras Valderrey, Director Pedagógico del Colegio San Vicente de Paúl (Benavente, Zamora) no le sorprenden estos resultados de Castilla y León. “En los últimos años Castilla y León ya había obtenido buenos resultados, no es algo esporádico”, dice. “En todos los centros y a través de la administración hay un gran interés porque la educación funcione y los alumnos estén motivados”, explica. Ese remar juntos entre centros y poderes políticos no es algo trivial.

“En cierta medida ha sido una grata sorpresa, porque las evaluaciones externas de este tipo siempre generan cierta incertidumbre en sus resultados”, comenta Nuria Sánchez López, del Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila

Lo cierto es que para mejorar la oferta y la calidad educativa de los centros hay que estar en sintonía con el cambio social y con lo que en cada momento solicita la sociedad. Y en Castilla y León se trabaja duro para conseguirlo a través de cinco elementos que marcan la diferencia: estabilidad educativa, alumnos motivados, profesores preparados, padres implicados y centros innovadores

ESTABILIDAD EDUCATIVA

Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

Una clase en el Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

Muchos son los que piensan que la paz social existente en Castilla y León es una de las claves ya que toda la comunidad educativa trabaja en una misma dirección. Hay un diálogo constante y apenas hay conflictividad ni disputas, por ejemplo con el tema de los conciertos. El propio Consejero de Educación defiende el trabajo de los centros educativos y hace gala de la estabilidad que suponen los conciertos en el global educativo de la comunidad, que cuentan con un 30% del alumnado en esta región.

“Desde el año de las transferencias educativas en 1999, la concertada se ha mantenido en Castilla y León en un porcentaje de alumnado de un 30%, por un 70% de la pública. Es un porcentaje que se ha mantenido estable, no va a crecer. No hay que olvidar que Castilla y León tiene un alto nivel de calidad en su educación y en gran medida se debe a la presencia de educación concertada. Los niveles de calidad de la educación concertada en Castilla y León son muy elevados, también en la pública, apenas hay diferencia entre los dos sistemas tal y como demuestra el informe PISA una y otra vez”, analizaba Fernando Rey el pasado mes de junio.

Sin ese enfrentamiento entre pública y concertada tan acusado en otras regiones, Castilla y León trabaja con un enfoque que valora la complementariedad de ambos sistemas y “que da posibilidad de elegir el tipo de educación, algo que enriquece el sistema educativo de Castilla y León y contribuye a la calidad del sistema”, decía el Consejero de Educación.

Javier de las Heras, del San Vicente de Paúl de Benavente, también aboga por los dos sistemas: “Son dos maneras distintas de conseguir un objetivo similar. Nuestras familias nos piden seriedad, exigencia y el desarrollo de la persona, no solo académico, pero en la pública también se busca la excelencia de los alumnos”.

Colegio Salesiano San José (Salamanca)

Clase en el Colegio Salesiano San José (Salamanca)

Lauro Martín Álvarez, director titular del Colegio Salesiano San José (Salamanca), viene de trabajar en Madrid y ahora lleva en Castilla y León varios años. “Existe un plan global en Castilla y León, que se ha mantenido incluso a pesar de la crisis, y en el que nunca se intentó con esa excusa cerrar centros o unidades. A la administración le preocupa que se cierren colegios. Aquí se plantea mantenerlos, hacer lo que se puede con lo que hay y trabajar bien”, dice. Lauro, además, observa un “mayor espíritu de colaboración” entre todos.

La estabilidad es la palabra clave. Lauro Martín Álvarez, director titular del Colegio Salesiano San José (Salamanca) así lo cree también. “Lo que hace falta es dejar de menear tanto la educación. Necesitamos esa estabilidad y dotar de estabilidad estructural al sistema para trabajar con tranquilidad”, comenta.

La búsqueda de la receta del éxito educativo en Castilla y León se ha convertido en un tema crucial, acuciante para otras Comunidades con mucha más inversión en educación. Ángel González Ossorio, profesor del Colegio La Inmaculada (Ponferrada) la tiene clara para su centro: “Una comunidad educativa que reme en la misma dirección, con unos padres comprometidos y cómplices de los profesores, unos enseñantes apasionados con lo que hacen, apoyados todos en una dirección firme y comprometida, con alma de adolescente y corazón de madre”. La Inmaculada de Ponferrada es otro de los mejores ejemplos de buen trabajo en Castilla y León gracias a sus proyectos innovadores, su nivel TIC 5, el máximo otorgado por la Consejería de Educación, su modélico plan de plurilingüismo… “Seriedad, tenacidad y el gusto por el trabajo bien hecho pueden ser esas claves”, resume Ángel desde Ponferrada.

ALUMNOS MOTIVADOS

Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

Lo segundo en lo que debemos fijarnos es en el alumnado de Castilla y León. Javier Arroyo, del Centro Cultural Vallisoletano, indica una de las ventajas: “Hay un perfil del alumnado muy homogéneo en Castilla y León”. ¿La inmigración puede influir? “La inmigración es menor aquí. Eso hay que tenerlo en cuenta”, señala Lauro Martín.

Aunque en todo esto no hay unanimidad y la mayoría de nuestros centros tienen en sus aulas a chicos y chicas similares a los de cualquier otro sitio de España. “Nuestros alumnos no son distintos, tampoco nos diferenciamos de los de centros públicos”, dice Javier de las Heras, “estamos en una ciudad pequeña pero aquí hay multitud de alumnos diferentes, como en todos los sitios”, algo en lo que Lauro, de Salamanca, está de acuerdo. “No son muy diferentes, el tipo alumno es el mismo”, indica.

Desde el Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila, Nuria Sánchez apunta a una de las claves del éxito al “trabajo conjunto de los equipos docentes, desde los claustro se trabaja y potencia la autonomía de los alumnos para mejorar sus resultados partiendo de las capacidades de cada alumno”.

“Los alumnos no son diferentes por estar en un centro o en otro”, argumenta Celia Rivera, directora titular del Colegio Blanca de Castilla de Burgos. “Lo que configura la personalidad de cada uno son los valores que se viven en la familia. Y en nuestros centros protegemos algunos valores que no están de moda: el esfuerzo, la reflexión, el cuidado de lo intrapersonal y lo interpersonal, la autonomía, el trabajo en grupo, la colaboración, asumir las normas que tienen en cuenta los derechos de los otros, la apertura a la trascendencia, el trabajo bien hecho, la alegría, la sencillez, la cercanía, la responsabilidad, el sentido crítico, etc. Pero todos ellos son otra clave del éxito de la educación de nuestros centros y el contenido de todos nuestros proyectos educativos en el Colegio Blanca de Castilla”.

Sea como sea, a los alumnos de Castilla y León no les resultó difícil el examen de PISA 2015. “La sensación final fue de que no era para tanto ni tan complejo como lo pintan, es lo dijeron los alumnos tras terminar”, dice Javier Arroyo.

En el Colegio Salesiano San José de Salamanca se habla también de exigir a los alumnos. “Somos un centro con muchos alumnos con necesidades educativas, trabajamos con lo que podemos, pero al que va bien hay que exigirle. Para ello proponemos una relación personal del profesor con el alumno, a la larga favorece en resultados”, indica Lauro Martín.

Colegio Blanca de Castilla (Burgos)

Tertulia literaria del plan de lectura del Colegio Blanca de Castilla (Burgos).

En este sentido, muchos de los centros de la Comunidad, en especial los concertados católicos, buscan inculcar una disciplina “basada en el compromiso”, tal y como afirma Nuria Sánchez, “despertar en nuestros alumnos un sentido de responsabilidad ante el estudio, y hacer del esfuerzo y la constancia hábitos imprescindibles para alcanzar sus objetivos”.

Otro de los retos diarios es motivar a los alumnos y en Castilla y León se busca “transmitir un gusto por el conocimiento, el saber o la cultura”, dice Nuria Sánchez, de Ávila. “Tratamos de despertar en ellos una necesidad de aprender, de mejorar cada día, de entender que lo que están estudiando es útil y clave para completar un proceso formativo que el día de mañana les abra el mayor número de puertas posible”, añade.

Celia Rivera, directora titular del Colegio Blanca de Castilla -Hijas de Jesús- de Burgos, pone sobre la mesa uno de los obstáculos que sufren muchos centros concertados, a pesar de la creencia popular contraria. “La atención a la diversidad y el empeño de los docentes en el día a día es otra de las claves del éxito”, dice Celia. “El resultado PISA es una media de los resultados de cada alumno; pero la diversidad en el aula es una realidad cada vez mayor. En nuestro centro hay alumnos con muchas dificultades familiares, sociales o académicas, y atenderles es todo un reto diario, una gran dificultad, una apuesta y un compromiso que asume el colegio y sus docentes”, explica Celia.

Colegio San Vicente de Paúl (Benavente)

Una profesora durante una clase práctica en el Colegio San Vicente de Paúl (Benavente)

PROFESORES PREPARADOS

Con estos alumnos todo el peso parece recaer en los profesores, a los que se les exige y se les pide compromiso e innovación, algo que tanto en la escuela concertada como en la pública llevan demostrando mucho tiempo. Rigurosidad, exigencia y formación, tres virtudes que van pegadas a la personalidad y al espíritu castellano y que los docentes también despliegan en su trabajo.

La calidad, el esfuerzo y la dedicación del profesorado son claves. Pero ¿cómo se cuidan estos aspectos en los centros? Ángel González, de La Inmaculada (Ponferrada) responde: “Con mucha inversión en formación, tanto económica como en tiempo. Los profesores realizan cada año múltiples cursos de formación y reciclaje en sus áreas y en áreas relacionadas con el fin de estar a la última y ser versátiles ante los cambios. Hay que ir por delante siempre que se pueda”.

“La formación de nuestros profesores es un piedra angular en nuestro centro”, exponen desde el Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano. “Creo que en Castilla y León y en la concertada hay una apuesta fuerte por expandir nuevas metodologías, y en la institución Marista también porque supone un gran avance educativo y un cambio de paradigma en la forma de dar las clases”, observa Javier Arroyo.

Colegio La Inmaculada (Ponferrada)

Colegio La Inmaculada (Ponferrada)

“Nuestra mayor inversión ha sido en formación del profesorado”, dice Óscar Abellón, director del Colegio Nuestra Señora del Pilar, Escolapios, de Soria, centro que realizó hace poco la prueba alternativa PISA for Schools, también con buenos resultados. “Todas las metodologías innovadoras requieren de los docentes, de lo contrario es imposible. El protagonista es el alumno porque el objetivo es que aprenda y para eso el profesorado tiene que estar bien preparado”, afirma.

La formación de los docentes es, sin duda, el ingrediente principal de este plato del éxito. Así también lo cree Nuria Sánchez, del Milagrosa-Las Nieves de Ávila: “Sin calidad, sin esfuerzo y sin dedicación del profesorado nada de lo que ocurre en la vida del centro sería posible y todo ello debe estar acompañado de formación constante y continua, de crear espacios de convivencia del claustro para compartir nuestra fe y nuestra visión de la educación y las estrategias a utilizar para llegar a los objetivos marcados”.

La pasión sería otro ingrediente. La motivación de los docentes es máxima en la educación de la comunidad, más en la concertada. “La motivación nos llega por el gusto por sentir que estamos donde queremos estar”, asegura Ángel González, “es un acicate para enfrentarte cada mañana a un reto delante de los alumnos. Sin pasión, esta profesión no funciona”.

En el Colegio San Vicente de Paúl de Benavente aseguran contar con un profesorado muy motivado. “Desde el centro tratas de que los docentes estén a gusto, que se preocupen de dar sus clases y que lo hagan con tranquilidad, sabiendo que cuentan con el respaldo de la dirección para apoyarlos”, sostiene Javier de las Heras. “Además, los profesores cuentan con una primera recompensa: el aprecio de los propios alumnos. Ellos reconocen a los que se involucran más en diversas actividades o los que buscan que la clase sea distinta y más atractiva”, añade.

Colegio Blanca de Castilla (Burgos)

Colegio Blanca de Castilla (Burgos)

Javier reconoce que los profesores de su colegio está continuamente formándose. “Contamos con una gran oferta formativa a través de los Centros de Formación del Profesorado e Innovación Educativa (CFIE) y otras instituciones como Escuelas Católicas. La clave en este éxito es contar con un profesorado formado en nuevas metodologías y reciclado en TIC ya que la tecnología cambia a un ritmo atroz”.

La juventud del profesorado también es importante. Lauro, del San José de Salamanca, menciona este factor y apunta a la tranquilidad que vive este sector en Castilla y León: “En general, el profesorado es joven y creo que existe un clima de trabajo y seriedad que a mí me gusta y me contagia. Además, la paz social que existe permite que el profesorado esté tranquilo, incluso durante esta crisis que atravesamos”.

La calidad, el esfuerzo y la dedicación de los profesores”, insiste en apuntar Celia Rivera, del Colegio Blanca de Castilla de Burgos. “Los docentes bien merecen un pacto educativo que dé mayor estabilidad al sistema y un reconocimiento de su tarea”, apunta.

PADRES IMPLICADOS

El espíritu trabajador del castellano también influye en la forma que tienen los padres de educar a sus hijos en casa. La sociedad castellana, agrícola y obrera en su mayoría, siempre ha mantenido un tradicional respeto al maestro, y otorga gran peso a los estudios, un elemento que se presenta para los padres como la única llave que permitirá a sus hijos ascender económica y socialmente.

Los buenos resultados de pruebas externas como el Informe PISA nos ayudan a que los padres vean que las nuevas metodologías que utilizamos día a día también son efectivas

Javier Arroyo, Colegio Marista Centro Cultural Vallisoletano
Esta idea de la educación como única vía de escape ha permitido a Castilla y León contar con una generación muy instruida y con estudios. Son los padres de los actuales alumnos. Y la educación de los padres influye mucho en PISA. Casi el 80% de los padres de los alumnos de Castilla y León que participaron en el Informe tienen un nivel medio alto (al menos uno con bachillerato o FP de grado medio) o alto (titulaciones universitarias). Está por encima de España (75%) y por detrás de la media de la OCDE (89%) y de la UE (88).

Esto ayuda también a que en Castilla y León exista un escaso 14% de paro (más baja que la media nacional del 19%) y un 17% de abandono escolar temprano (cuando la media española es del 20%).

Javier de las Heras, de Benavente, es consciente de esto y reconoce que los padres colaboran mucho: “Convocamos a los padres a reuniones y acuden, participan en las tutorías… Hay una comunicación fluida con las familias y no hay graves problemas de convivencia. La gran mayoría de nuestras familias son clase media, gente trabajadora”.

En ciudades como Valladolid se vive algo parecido: “Los padres están muy atentos a las nuevas metodologías que ponemos en práctica, quieren conocerlas y tenemos sesiones para que se acerquen y experimenten con ellas”, declara Javier Arroyo. “Aún hay algunos incrédulos pero los resultados de pruebas externas como PISA nos ayudan a hacerles ver que las nuevas metodologías son efectivas”.

Desde Ponferrada, Ángel González, no cree que los padres influyan demasiado pero sí reconoce los posibles beneficios de familias con mayor interés por la educación: “siempre tendrán ventaja los muchachos que viven rodeados de libros y con mesitas de noche en los que siempre hay un libro empezado”.

En entornos más desfavorecidos o barrios obreros esta cuestión es más peliaguda. “La educación de los padres sí influye, para bien o para mal”, opina Lauro, del Salesiano San José de Salamanca. “En nuestro centro es uno de los mayores retos que tenemos. El entorno del barrio y la situación socioeconómica de las familias a veces no ayuda pero vamos mejorando en el seguimiento de los alumnos. Deseamos que la situación sea mejor pero demasiado bien lo hacen los alumnos con algunas de las situaciones familiares que existen”.

“Se ha mejorado mucho la comunicación con los padres, sobre todo gracias a las plataformas digitales con las que contamos. Es uno de nuestro grandes retos”, indica Lauro, que se muestra ilusionado con estos resultados de PISA. “Al final viene bien porque el informe refuerza la confianza de los padres en los colegios”.

Este obstáculo lo encontramos en otros muchos centros de Castilla y León. “Tenemos familias desestructuradas que irremediablemente afectan al rendimiento de sus hijos, no cabe duda que la estabilidad del núcleo familiar es el sustrato que junto con el trabajo del centro, alimenta a los alumnos y los hace crecer”, dice Nuria Sánchez.

Otra semejanza en los centros de Escuelas Católicas Castilla y León participantes en PISA 2015 está en que los padres buscan en los colegios “que sepamos acompañar y proporcionar una educación integral a sus hijos”, señala Nuria Sánchez, “siempre desde una concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo”. Los padres de la concertada valoran muy positivamente “la cercanía y la implicación del profesorado en el día a día de sus hijos”, dice.

Alumnos del Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila

Alumnos del Colegio Milagrosa-Las Nieves de Ávila

CENTROS INNOVADORES

El último ingrediente de esta receta que permite entender el éxito educativo de esta comunidad la encontramos en la labor de los centros. Los centros concertados católicos son referentes en innovación educativa como en el Colegio La Inmaculada de Ponferrada, donde mantienen un proceso innovador constante. “El centro trabaja siempre en la mejora de las metodologías que pueden promover un cambio en la educación de los alumnos hacia una forma de aprender y entender acorde con los tiempos en los que vivimos. Pero no es tanto porque nos audite PISA, simplemente es nuestra forma de trabajar”, explican. Es un centro plurilingüe que además del inglés tienen implementado el francés adicional desde el final de primaria y en toda la secundaria.

La preocupación por una demografía a la baja y la falta de niños se transforma en miedo a perder unidades. “Por eso también los centros concertados nos hemos puesto las pilas desde hace ya muchos años. Y sabemos que para atraer debemos ser mejores, educar mejor, e innovar en las aulas”, opina Lauro de Salesianos San José.

Hace ya muchos años que implantamos un método de matemáticas manipulativas, rutinas de pensamiento, estimulación temprana en infantil…. son metodologías que funcionan y en nuestro centro es el pan nuestro de cada día.”

Javier de las Heras, Colegio San Vicente de Paúl (Benavente)

“Siempre estamos investigando y poniendo en práctica tanto los sistemas de aprendizaje por proyectos como las inteligencias múltiples o el trabajo colaborativo. Además, hemos hecho un gran esfuerzo en inversión en tecnología que dota todas las clases de ordenadores con pizarras digitales conectadas siempre a internet, de modo que es un apoyo para llegar a alumnos que podríamos decir que “nacen” tecnológicos. En el centro tenemos un grupo de profesores que hacen las funciones de “radar” de novedades en metodologías, las investigan, valoran y después vamos implementando cuando consideramos que pueden ayudarnos. Vivimos tiempos de cambio, y hay que adaptarse y reinventarse”, enumera Ángel González, de La Inmaculada.

Colegio Salesiano San José (Salamanca)

Tablets en el Colegio Salesiano San José (Salamanca)

En el Colegio Salesiano San José de Salamanca proponen metodologías de trabajo cooperativo, rutinas de pensamiento, trabajo por proyectos… además de otros proyecto de innovación digital. “Desde 5º de Primaria no hay libros sino tablets”, explican. Otro asunto que cuidan mucho es la convivencia. “Tener alumnos distintos nos permite saber que la exigencia es distinta para cada uno. Contamos por eso con un proyecto educativo preocupado por integrar a todos y el trabajo de la diversidad lo tenemos un cariño especial y lo cuidamos mucho. El objetivo es educar mejor”, comenta Lauro Martín.

Javier de las Heras desde el San Vicente de Paúl de Benavente habla de innovación para resolver problemas. “Los profesores no tienen miedo en innovar”, dice. Y pone un ejemplo: “Teníamos problemas con alumnos que no podían realizar tareas en casa y creamos un aula de estudio por la tarde. Llevamos ya tres años con este plan de apoyo y es todo un éxito”.

“También estamos formándonos mucho en metodologías proactivas como el trabajo cooperativo en todas las áreas. También hace ya muchos años que implantamos un método de matemáticas manipulativas, rutinas de pensamiento, estimulación temprana en infantil…. son metodologías que funcionan y en nuestro centro es el pan nuestro de cada día, llevamos años con eso”, comenta Javier desde un centro que buscan que los niños estén motivados con contenidos cercanos a ellos y atractivos”, comenta Javier.

Así, otro de los retos que se plantearon en el San Vicente de Paúl fue incluir la programación y la robótica de forma curricular en Primaria. “Lo conseguimos gracias a los Proyectos de Autonomía para centros, que te permite establecer una cierta libertad en algunos criterios a tu elección. Los chavales están encantados. Somos un centro que no ha tenido miedo a buscar en la innovación una herramienta de calidad educativa y de mejora”, asegura Javier.

Colegio Blanca de Castilla (Burgos)

Colegio Blanca de Castilla (Burgos), programa Comenius.

El centro Milagrosa-Las Nieves descarta además cualquier ‘entrenamiento’ previo a estas pruebas tipo PISA. “Desde el colegio se trabaja con trabajo cooperativo, rutinas y destrezas de pensamiento, sistemas de autoevaluación y coevaluación y la integración de las TIC en todo este proceso de crecimiento intelectual y personal, no existe un entrenamiento específico en este tipo de pruebas, se trata de dotar al alumno de herramientas generales que les ayuden a saber resolver y desenvolverse en su vida futura profesional y personal”, dice Nuria Sánchez.

En este centro abulense también se preocupan mucho por adaptarse a las exigencias educativas del siglo XXI. “Llevamos varios cursos recorridos en el afianzamiento del aprendizaje cooperativo como seña de identidad pedagógica de nuestro centro”, afirma Nuria Sánchez. Además, este colegio se halla ahora inmerso en la implantación de la metodología por proyectos, “buscando la coordinación entre las diferentes materias para el desarrollo de nuevas experiencias de enseñanza-aprendizaje que definan en los alumnos una forma de aprender basada en la investigación activa y el uso de las TIC”, cuenta Nuria. “Confiamos en que, gracias al enorme esfuerzo formativo de todo el claustro, esta metodología se convierta en un signo de distinción del colegio”, concluye.

La innovación educativa en todas sus facetas es, sin duda, una de las grandes apuestas de la mayoría de los centros concertados católicos de la región. “En el Colegio Blanca de Castilla hemos apostado por mejorar nuestros procesos de innovación educativa”, dice Celia Rivera, su directora titular. “En las aulas ya nos apoyamos en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner para ir introduciendo dinámicas de aprendizaje cooperativo, cultura de pensamiento, estimulación temprana”, comenta. “También pretendemos que nuestros alumnos sean capaces de aprender a aprender, porque se enfrentan todos los días a nuevos aprendizajes, no sólo en el entorno escolar. Por tanto, es fundamental trabajar esta competencia, favoreciendo así su autonomía y eficacia para adquirir nuevos aprendizajes”.

EL IDEARIO CATÓLICO

Colegio San Vicente de Paúl (Benavente)

Huerto escolar del Colegio San Vicente de Paúl (Benavente)

También influye en obtener buenos resultados académicos el espíritu cristiano de nuestros centros. Lauro, director titular del Salesiano San José afirma: “he notado un mejor ambiente, la disciplina no es diferente pero hay menos polémicas externas al tema educativo. La gente sabe dónde está y hay tranquilidad. La mayor autonomía ayuda mucho”.

“Prevenimos, emprendemos y nos comprometemos”, enumera Ángel González sobre el proyecto educativo de La Inmaculada, “son tres palabras que resumen nuestra misión desde finales del siglo XIX. No queremos solo muchachos bien formados, sino preparados para un mundo exigente y cambiante, donde hay que adelantarse a los acontecimientos, dar pasos hacia adelante pero a la vez con el compromiso en primera persona. Cerebros con alma y corazón, es parte de nuestro carisma concepcionista”.

“Queremos desarrollar las cualidades intelectuales de nuestros estudiantes”, comenta Nuria Sánchez, del Colegio Milagrosa-Las Nieves. “Pero desde un punto de vista humano y ético, buscamos formar hombres y mujeres comprometidos con los más pobres, justos, comprometidos en la fe, y conscientes de que un mundo mejor es posible”.

En Maristas Centro Cultural Vallisoletano también son conscientes de que el carisma católico ayuda y así lo fomentan: “Aprendo más cuando el de al lado me ayuda y puedo explicar a otro lo que he aprendido. El espíritu cristiano refuerza el concepto de ayudar al de al lado para salir beneficiado y hacer un mundo mejor con ello. Entre todos es mejor. Ayudar al prójimo es uno de los consejos de Jesús”.

LA INVERSIÓN EDUCATIVA

A pesar de todo esto, la educación en Castilla y León es mejorable, sobre todo en inversión económica. Los conciertos siguen siendo muy insuficientes y los centros sufren para sacar adelante sus proyectos educativos. “El concierto por sí solo es muy escaso, no llega para mantener un centro educativo con equipamiento, instalaciones, etc, y no quedarse viejo. Nos obliga a cuidar mucho lo que tienes”, dice Javier, del San Vicente de Paúl.

“Sigue habiendo muchos alumnos que se caen”, asegura Lauro Martín, “los conciertos no son suficientes, hace falta más inversión para evitar esto, sobre todo con más orientación, más apoyos, y en educación como la Formación Profesional”.

“La dotación económica es insuficiente para el desarrollo intelectual y espiritual de nuestros alumnos”, afirma Nuria Sánchez, desde Ávila, y apunta a una de las claves que permiten entender el trabajo de los colegios de Escuelas Católicas: “es la institución la que apuesta por nosotros, por nuestro centro como plataforma de evangelización y formación de nuestros alumnos”.

Con todo esto, sorprenden los buenos resultados, pero en Castilla y León se ha hecho mucho con muy poco. “Se ha comprobado que invertir más no significa mejores resultados, lo importante no es cuánto se invierte sino cómo se hace”, comenta Óscar Abellón, director del Colegio Escolapios de Soria.

Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

Colegio Maristas Centro Cultural Vallisoletano de Valladolid.

COMENTARIOS (5)

ME GUSTARÍA CONOCER LOS RESULTADOS DEL INFORME PISA DEL 2016 RESPECTO AL COLEGIO CONCERTADO LA ASUNCIÓN DE PONFERRADA, PUES ME COMENTAN QUE HA BAJADO MUCHO LA CALIDAD DE LA ENSEÑANZA EN LOS ÚLTIMOS 5 AÑOS

    Escuelas Católicas Castilla y León

    Hola. Los resultados del Informe Pisa de cada centro no se hacen públicos porque no tienen ninguna validez estadística. El Informe Pisa realiza una evaluación educativa a través de un estudio muestral, una selección de alumnos de diferentes centros de todos los países participantes, lo que solo permite extraer resultados por países y por regiones.

    PISA mide el rendimiento de los estudiantes en puntos a partir de una escala arbitraria. Por esta razón, la puntuación solamente puede ser interpretada en un contexto mundial y regional. Por esto, los informes de la OCDE se presentan generalmente en forma de listas de países.

    El último informe Pisa han participado 72 países. En España la muestra seleccionada de manera aleatoria por la OCDE ha sido de 37.205 estudiantes. Los centros que han realizado esta prueba a nivel estatal son 980, repartidos por todas las comunidades autónomas para que los resultados pueden ser representativos de la situación de España. Debido a este muestreo los datos que pueden extraerse son a nivel mundial, por países, y también puede realizarse un análisis de las comunidades. No son válidos los resultados por centros.

Dejar Comentario

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>