José Antonio Aguado del Colegio La Merced y San Francisco Javier Jesuitas (Burgos), segundo en la final del Concurso Hispanoamericano de Ortografía

José Antonio Aguado del Colegio La Merced y San Francisco Javier Jesuitas (Burgos), segundo en la final del Concurso Hispanoamericano de Ortografía

José Antonio Ortega Matíes, un alumno de segundo de Bachillerato del IES Algalzul de Roquetas de Mar (Almería) ha sido el vencedor en la final del XVII Concurso Hispanoamericano de Ortografía, celebrada en la sede del Consejo Escolar del Estado en Madrid. En segunda posición ha quedado José Antonio Aguado Álvarez del Colegio La Merced y San Francisco Javier Jesuitas de Burgos.

El joven alumno burgalés recibirá como premio 500 euros y ya superó en noviembre la fase provincial del concurso, imponiéndose en diciembre al resto de estudiantes que competían en Castilla y León.

En esta última fase del certamen, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Fundeu BBVA y la Real Academia de la Lengua, han participado 19 alumnos de todas las comunidades autónomas, excepto País Vasco, de las ciudades autónomas Ceuta y Melilla y del centro en el exterior de Roma. El ganador ha sido premiado con mil euros y el finalista con 500.

El objetivo del concurso es el fomento del uso correcto de la Lengua Española. La fase nacional del concurso se desarrolla en tres niveles sucesivos: una primera fase en el centro docente; una segunda fase en el ámbito de la comunidad autónoma, dirección provincial del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, o consejería de educación en el exterior; y una tercera fase de ámbito nacional.

El secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, ha animado a los jóvenes a cuidar el lenguaje, ya que -entre otras cosas- la llegada de aplicaciones de comunicación instantánea “puede conllevar un reduccionismo tanto de las expresiones como el vocabulario escrito, contra el que debemos posicionarnos con una correcta ortografía y una expresión fluida”.

“Ni podemos ni debemos perder la capacidad natural de escribir con corrección o de leer y comprender un texto complejo”, ha asegurado. Asimismo, les ha trasladado la idea de que “el arte de escribir no se compra con dinero” y ha insistido en que “el conocimiento, sea artístico, literario, científico o cualquier otro” que se adquiera siempre será su “mayor riqueza”.

Las pruebas se han realizado a través de un ordenador y las ha evaluado un jurado compuesto por miembros, entre otros, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte o de la RAE.

Final del XVII Concurso Hispanoamericano de Ortografía

Final del XVII Concurso Hispanoamericano de Ortografía

CHÁRTER, HAPLOIDE O SUPERÁVIT
El concurso -al que han llegado doce chicos y siete chicas- ha consistido en escribir bien, incluidas comas y tildes, unas frases y después palabras sueltas; todo se iba leyendo en voz en alta y los alumnos debían escribirlas en un ordenador en pocos segundos.

Algunas frases han presentado más dificultades que otras a los alumnos, todos ellos finalistas previamente en sus centros y en sus comunidades autónomas.

“La cámara réflex que adquirió tenía un buen zum”, “Los boyeros picaban a la yunta con la aijada” y “Era algo estevado, barbitaheño y velloso de cuerpo” son algunas a las que se han tenido que enfrentar estos jóvenes que tienen casi a la vuelta de la esquina la prueba de acceso a la Universidad (antes llamada Selectividad).

Barritas energéticas y agua han sido sus únicas ayudas, además del apoyo de familiares y docentes que les han acompañado.

Jorge, profesor del IES Frei Martín Sarmiento (Pontevedra), que acudía con el alumno Antón Romaní, admite que menos de media docena de chavales se sienten atraídos por curso para profundizar tanto en la ortografía.

“Ni podemos ni debemos perder la capacidad natural de escribir con corrección o de leer y comprender un texto complejo”, ha subrayado al final del acto el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, quien ha invitado a los jóvenes a no descuidar el lenguaje a pesar de la llegada de las nuevas tecnologías.

“El arte de escribir no se compra con dinero” y los conocimientos que se adquieran serán “vuestra mayor riqueza”, les ha dicho a los alumnos.

Entre las pruebas practicadas, a los concursantes se les han dictado frases como: “El magistrado absolvió al reo, pero nadie entendió el porqué”; “¡Qué ricas amayuelas voy a comer hoy!” o “Quedó hecho un eccehomo tras la caída” o “El alzheimer no le impidió recordar la escritura braille”.

Además, han tenido que rellenar una palabra en el contexto de frases como: ¡Cuán largo me los ‘fiais! o El ‘vencejo’ es una ave de temporada en España o La ley fue revocada por ‘leguleyos’.

Para desempatar se han dictado una serie de palabras de la que también se ha dado la definición como: chárter, haploide, superávit harnero o efugio.

COMENTARIOS (1)

Dejar Comentario

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>