La lavadora de las emociones

La lavadora de las emociones
Proyecto: La lavadora de las emociones
Resumen: Experiencia sobre el desarrollo emocional y social en un aula de 3º de E. Primaria
Autora: Susana Molina Álvarez (tutora 3ºB E. Primaria) Colegio Sagrado Corazón, Anunciata (FEFC) de Valladolid

Lavadora-emociones-01Actualmente los maestros nos encontramos inmersos en un mundo educativo en el que es de obligado cumplimiento desarrollar las competencias clave, trabajar desde el punto de vista interdisciplinar, fomentar el uso de las inteligencias múltiples, no olvidar el empleo de las nuevas tecnologías, estar a la última en las metodologías más innovadoras y por supuesto cumplir con el currículo. Esto deja la labor tutorial, muchas ocasiones, olvidada. Es en esta acción tutorial es donde debemos pararnos a pensar, no tanto con la cabeza sino con el corazón. En relación a esto, ya el filósofo griego Aristóteles señaló que “Educar a la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”.

¿Cómo lograr el éxito académico de tus alumnos cuando se observa un fallo en la gestión de las emociones, en el autocontrol de las mismas o cuando éstos no disponen de herramientas o no saben emplearlas para resolver sus propios conflictos?

En este momento, desde la inquietud y como no, desde el corazón, fue fraguándose la idea de elaborar un proyecto que trabajara las emociones de una forma original y diferente en un aula de tercero de primaria, en la que por encima de la diversidad, siempre enriquecedora, se encontraba un grupo muy heterogéneo con dificultades de aprendizaje y falta de “entrenamiento emocional”. Fue así como surgió “LAVAMAGIC”, la lavadora de las emociones.

Lavadora-emociones-03Con esta singular lavadora, elaborada con de materiales reciclados, nuestros alumnos seleccionan un ciclo de lavado para limpiar las emociones negativas representadas por un trapo que previamente meten en el tambor. El “ciclo corto” trabaja la inteligencia intrapersonal. Durante unos dos o tres minutos la autorreflexión invita al alumno a tomar conciencia de su situación emocional comprendiendo lo que pasa en su interior.

El “ciclo largo” que va más lejos, se extiende al ámbito interpersonal. A veces se necesita más tiempo para solucionar conflictos que el niño o niña no puede resolver por sí mismo. En este caso la labor del tutor es ofrecer alternativas que ayuden a solventar situaciones comprometidas en las que la empatía y la colaboración del grupo se hacen necesarias, el maestro guía y acompaña.

Siempre existe la posibilidad de una alternativa o solución rápida a un problema que sobreviene de manera inesperada. En este caso, el grupo sabe que con el “programa de centrifugado”, un abrazo y un poco de suavizante (colonia) sirven para afrontar la jornada con optimismo y positividad.

Poco a poco la lluvia de emociones fue multiplicándose en el aula y se impuso la necesidad de plasmar de forma escrita ese cúmulo de sentimientos y pensamientos sobre un papel. Para ello, creamos los “emodiarios personales” que cada alumno decoró a su gusto y que están sirviendo de testigo material y al mismo tiempo de recurso y recuerdo de la vida escolar diaria de cada uno de estos pequeños. El proyecto emocional se completa con los “botes de las emociones principales” (alegría, tristeza, miedo, rabia y calma), en los que los niños encierran un trocito de tela de cada color representativo de la emoción en momentos puntuales.

Es importante destinar un rincón del aula para el trabajo emocional ya que tener un marco de referencia es fundamental para los alumnos. En este espacio, ellos se sienten protegidos, confiados y seguros. Una colchoneta y unos cojines ayudan al recogimiento e incitan a la reflexión. Es un refugio y un lugar que nos invita a la calma.

Lavadora-emociones-06Marcar los momentos en los que se van a trabajar determinadas emociones debe ser parte de la programación tutorial, si bien, no todo es previsible. Muchas emociones surgen de manera inesperada. Uno de los momentos en los que se crean mayores conflictos, suelen ser los tiempos de recreo. Con este proyecto las sesiones de mindfullness (relajación de la mente), yoga activo (simples ejercicios y relajación) o arteterapia (dibujo con música) son muy interesantes cuando los niños regresan de su tiempo de ocio. Al inicio de la jornada o a final de la misma, escribir unas líneas en el emodiario puede fomentar la concentración para empezar el trabajo o servir de colofón para contar cómo ha ido el día.

Estamos consiguiendo una mejora en el ritmo de las clases, favoreciéndose el trabajo cooperativo, reduciéndose el número de conflictos, aumentando el grado de concentración y disminuyendo el estrés.

Durante el desarrollo del proyecto, no solo se hace conveniente sino necesario mantener la comunicación con las familias a fin de transmitir los objetivos y necesidades del mismo. Siempre es positivo reforzar desde casa determinadas conductas y comportamientos trabajados en clase con sus correspondientes emociones. De ahí la importancia del feedback tutor-familia.

Seamos conscientes de la fuerza que una emoción provoca y de los resultados que pueden tener en el entorno. Entrenemos el corazón para conseguir el éxito de nuestros alumnos.

¡Os animamos a poner lavadoras emocionales como nosotros!

Lavadora-emociones-02Lavadora-emociones-04Lavadora-emociones-05

COMENTARIOS (5)

Me gusta que haya personas que les gusta su trabajo y se comprometen .
He aquí un claro ejemplo, de un gran trabajo, trabajando al máximo, ayudando a que los alumnos puedan alcanzar el máximo de su rendimiento, no solo a través de las materias, si no haciendo que, esos alumnos encuentren en su profesor una persona de confianza y a partir de ahí, estén deseos de aprender .

Dejar Comentario

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>