Asamblea general 2019: Escuelas Católicas presenta claves de una escuela evangelizadora del siglo XXI

Asamblea general 2019: Escuelas Católicas presenta claves de una escuela evangelizadora del siglo XXI

Juan Carlos Pérez Godoy, reelegido Presidente de EC para un segundo mandato de cuatro años

Escuelas Católicas presentó el 4 de abril, en el marco de su Asamblea general, el libro “Escuela Evangelizadora”, una herramienta de reflexión para ayudar a los centros a diseñar y desarrollar proyectos educativos evangelizadores, conscientes de la necesidad de adaptar la evangelización al nuevo contexto cultural, social, político, etc.

Luis Aranguren, doctor en Filosofía y licenciado en Teología, y autor del documento junto con el resto de miembros del equipo de pastoral de Escuelas Católicas y distintos expertos, explicó que el libro “no inventa nada nuevo”, sino que recoge lo que ya se está haciendo para situar la pastoral en el ámbito de la escuela católica, pero expresado y adaptado al momento actual. “Mucho de lo que hasta ahora nos ha servido en términos de evangelización tristemente tiene fecha de caducidad. De ahí esta propuesta”, indicó.

El texto está estructurado en tres partes fundamentales que se centran en “reconocer”, “interpretar” y “elegir”. La primera aborda los escenarios y actores de la acción evangelizadora; la segunda, la identidad y misión de la escuela católica del siglo XXI para hacer viable la evangelización en los colegios; y, la tercera, los criterios del proyecto educativo evangelizador (carismático, educativo, de actuación ética, vocacional, familiar y comunitario, de interculturalidad y pluralismo religioso, de compromiso sociopolítico, de trabajo en equipo).

Destacó, asimismo, que el libro hace una llamada a humanizar la educación, a transformarla en un proceso en el cual cada persona pueda desarrollar sus actitudes profundas, su vocación y contribuir así a la vocación de la propia comunidad. “Humanizar la educación significa poner a la persona en el centro de la educación, en un marco de relaciones que constituyen una comunidad viva, interdependiente, unida a un destino común”, subrayó. Una llamada que el documento sitúa en cuatro ejes: procesos de enseñanza y aprendizaje; educadores y comunidad educativa (procesos de selección, relación familia-escuela…); liderazgo y cultura organizacional; y espacios ad intra y ad extra.

Informe del Secretario General

Por su parte, el secretario general de Escuelas Católicas, José Mª Alvira, en la apertura de la Asamblea, dibujó el escenario en el que en estos momentos se encuentra la educación en general, y la escuela católica en particular. Habló de la posible reforma educativa, de la escasez de religiosos que aseguren y den continuidad a los centros católicos, de la importancia de definir el perfil del profesorado, del MIR educativo, de la asignatura de Religión, etc.

Destacó, asimismo, la cuestión de los abusos sexuales a menores, haciendo especial hincapié en la necesidad de actuar con decisión para terminar con ellos, no sin lamentar el actual ambiente de sospecha generalizada a la Iglesia y a sus instituciones, olvidando a los miles de religiosos y religiosas que han sido y son ejemplares en su comportamiento con los menores tanto en actividades educativas, misiones, ONG… Recomendó consultar el “Decálogo de actuación ante un posible caso de abusos a menores en un centro educativo católico o institución religiosa” elaborado por Escuelas Católicas y enviado recientemente a los centros.

Por otra parte, la Asamblea reeligió por unanimidad para un segundo mandato de cuatro años, a Juan Carlos Pérez Godoy (salesiano), como Presidente de Escuelas Católicas.

Primeros centros reconocidos con el Sello EC Calidad

Por último, se hizo entrega de los primeros Sellos de Calidad de EC a los colegios Sagrados Corazones Miranda de Ebro, Sagrados Corazones de Barcelona, San José Sagrados Corazones de Sevilla, Sagrados Corazones de Madrid, Virgen de Mirasierra de Madrid y Nuestra Señora de la Paz Torrelavega.

Se trata de un Sello propio de Calidad, que se presentó a finales de año, y que quiere impulsar, mejorar y reconocer la excelencia de los centros católicos, así como poner en valor la calidad educativa de los mismos. Esperamos que más centros se animen a obtener este reconocimiento en su camino hacia la excelencia en la gestión.

Escuelas Católicas apuesta por convertir los desafíos en oportunidades

La Asamblea nacional de Escuelas Católicas (EC), en la que están representados los más de 2.000 colegios de la organización, se ha reunido durante dos días para hacer balance del año y fijar las líneas de futuro. Ha contado en el día de hoy con la presencia de César Franco, obispo de Segovia y presidente de la Comisión Episcopal de Enseñanza, quien agradeció el trabajo desarrollado por las entidades y centros católicos, y animó a seguir trabajando juntos por la libertad de enseñanza, la creación de centros, los derechos de los padres, la asignatura de Religión y la evangelización.

Por su parte, el reelegido presidente de Escuelas Católicas, Juan Carlos Pérez Godoy, animó a los cerca de 200 representantes de los titulares de los colegios y a la organización en general, a “convertir los desafíos y oportunidades en retos”; a trabajar el sentido de pertenencia y unidad; a defender la escuela católica como bien social; a prestar atención a la demanda de las familias; a promover una escuela que se abra al mundo y asuma la diversidad cultural, social y religiosa; y a dar mayor importancia a la Formación Profesional.

En la casa general de las Hermanas del Amor de Dios en Madrid, los asistentes además de aprobar las cuentas de 2018 y los presupuestos de 2019, analizaron los principales problemas de la educación actual, aquellos que son propios de la organización y las demandas más importantes de los centros afiliados. En virtud de dicha reflexión han comprometido las líneas de acción de futuro con objeto de prestar un mayor y mejor servicio a los colegios y a la sociedad.

En líneas generales han exigido nuevamente un Pacto de Estado por la Educación y una reforma educativa que tenga en cuenta la demanda social, la complementariedad de redes y la libertad de enseñanza. Con objeto de que los centros católicos continúen con su aportación fundamental a la misión evangelizadora de la Iglesia, se han comprometido a tratar de asegurar la continuidad de los centros, y se ha ofrecido una propuesta teórica y práctica para la evangelización desde la escuela con el título “Escuela Evangelizadora”.

Por otra parte, con el compromiso de proteger y acoger a los más necesitados, los colegios católicos continuarán defendiendo la educación especial tanto en aulas inclusivas como en centros específicos, y velarán por el cumplimiento del recientemente firmado XV Convenio Colectivo de Educación Especial.

Con la mirada puesta en la acogida asumen la responsabilidad de acoger a los solicitantes de protección internacional, tanto ofreciendo recursos para la acogida de estas personas, como con la escolarización de niños y jóvenes. Continuarán, por otra parte, y según el compromiso adquirido, trabajando por la eficacia y la eficiencia en la gestión de los centros, para lo que contarán con el nuevo Sello EC Calidad que ayuda a identificar todos los aspectos que hacen diferentes a los centros de Escuelas Católicas, y garantiza un reconocimiento externo riguroso que avala el trabajo realizado.

Escuelas Católicas como institución que presta un servicio y acompañamiento a sus centros, adquiere también en este 2019 el compromiso de profundizar en aquellos asuntos que considera de vital importancia para los mismos. En esta línea ha presentado en la Asamblea del Decálogo contra los abusos sexuales, el Programa de cumplimiento normativo (Compliance), el proyecto para el uso de las TIC entre el alumnado con necesidades educativas especiales “Generación Apps” y, en breve, dará a conocer una Guía para educadores sobre el duelo en el ámbito escolar. Por último, celebrará los días 14, 15 y 16 de noviembre en Madrid su XV congreso con el título “#magister. Educar para dar vida”, con objeto de que los titulares de los colegios reflexionen sobre el profesor que quieren y que necesitan para la escuela del siglo XXI, conscientes de que se precisan “profesores maestros” que cimienten una escuela que personaliza y humaniza la enseñanza para los alumnos, y que vibren con el proyecto educativo católico sin perder de vista los retos del contexto.

DECLARACIÓN FINAL DE LA ASAMBLEA

(5 de abril de 2019)

1. Los centros católicos hacen una aportación fundamental a la misión evangelizadora de la Iglesia y al progreso de la educación en nuestro país, al ofrecer una educación de calidad basada en unos proyectos educativos sólidos, y al posibilitar el ejercicio efectivo de los principios de libertad y equidad para todos. Con la convicción del papel irremplazable de dichos centros, Escuelas Católicas proseguirá sus esfuerzos por apoyar a las entidades titulares en la realización de su misión. Para ello, además de la defensa de estos valores en todos los foros públicos, tratará de asegurar la continuidad de los centros a través de fundaciones u otros medios que permitan su mantenimiento y el refuerzo de su identidad.

2. En estos momentos previos a distintas citas electorales, Escuelas Católicas exige nuevamente un Pacto de Estado por la Educación con la participación de todos los sectores. En él debe primar el interés general, el ejercicio de los derechos educativos básicos por todos sin exclusión ni discriminación por cualquier motivo. Tenemos una enorme responsabilidad con las generaciones venideras y es imprescindible afrontar los nuevos retos desde el respeto a los derechos fundamentales reconocidos en nuestra Carta Magna.

3. Después del último intento de tramitación parlamentaria con objeto de aprobar una nueva reforma educativa (Proyecto de LOMLOE), Escuelas Católicas sigue defendiendo la demanda social como criterio de programación de puestos escolares gratuitos y la complementariedad de las redes pública y concertada. Desde la Jurisprudencia interpretativa del Tribunal Constitucional en diferentes sentencias dictadas en 2018, remarcamos la libertad de los padres para elegir el modelo educativo que deseen para sus hijos, como primeros responsables de su educación.

4. Conscientes del contexto general en el que se desenvuelven nuestros centros y del rápido relevo generacional de los claustros de profesores y equipos directivos, consideramos necesario ofrecer un renovado marco teórico y práctico de la identidad evangelizadora de las escuelas católicas. Este es el objetivo del documento “Escuela Evangelizadora”, que quiere ser un instrumento para que las instituciones y centros que lo deseen puedan utilizarlo para conjugar desde su carácter propio “la tarea educativa con el anuncio explícito del Evangelio”, lo que constituye “un aporte muy valioso a la evangelización de la cultura” (EG 134).

5. En Escuelas Católicas estamos convencidos de que una escuela evangelizadora debe ser inclusiva y de calidad. Por ello, renovamos nuestro compromiso con la atención educativa de los 35.000 alumnos con necesidades educativas especiales que son atendidos en nuestros colegios. Proponemos una educación que coloque al alumno con discapacidad como centro del proceso y le asegure una calidad educativa en igualdad de oportunidades y posibilidades que los demás; que promueva su desarrollo con las estrategias, metodologías y materiales más adecuados; que sea impartida por profesores preparados, desde la modalidad educativa que sea capaz de potenciar el derecho a la inclusión. Por eso será necesario que convivan distintas alternativas: aulas inclusivas, escolarización combinada, centros específicos… para que cada familia pueda elegir la mejor opción para sus hijos.

6. Escuelas Católicas, a través de su patronal Educación y Gestión, ha firmado el pasado día 13 de marzo, el XV Convenio Colectivo de ámbito estatal de centros y servicios de atención a personas con discapacidad (antes Convenio de Educación Especial). La valoración general es positiva, especialmente por el hecho de que el texto reconozca una reivindicación histórica como es la del respeto al régimen de conciertos en el régimen salarial, lo que garantiza unas condiciones laborales óptimas para el profesorado, así como la seguridad de los centros concertados de educación especial.

7. Es una realidad cada vez más visible que el número de solicitantes de Protección Internacional continúa en aumento en los países de nuestro entorno, y también en España. Además, el drama humano que se vive en nuestras costas del Mediterráneo golpea de forma permanente nuestras conciencias. Sin embargo, nuestra sociedad no avanza de forma suficiente y clara en la respuesta al problema humanitario de los refugiados. Por ello, Escuelas Católicas quiere hacer expresa su opción por acoger y proteger a los más necesitados, y gracias a la generosidad de sus titulares, ha comenzado a ofrecer recursos para la acogida de estas personas y la escolarización de los niños y jóvenes.

8. Orgullosos de los primeros colegios que han implantado el Sello EC CALIDAD, desde Escuelas Católicas queremos recodar que este permite la aplicación del Modelo EFQM como medio eficaz y eficiente de gestión del centro con un coste económico mucho más asumible; tiene en cuenta el ideario católico; mejora los resultados de los centros como fruto de un trabajo de enfoque, despliegue, análisis y evaluación continua de su labor educativa y formativa; ayuda a identificar todos los aspectos que hacen diferentes a los centros de Escuelas Católicas; y garantiza un reconocimiento externo riguroso que avala el trabajo realizado por los centros.

9. Escuelas Católicas presenta su XV Congreso: #magister. Educar para dar vida, conscientes de que necesitamos “profesores maestros” que cimienten una escuela que personaliza y humaniza la enseñanza para nuestros alumnos, y que vibren con nuestro proyecto educativo católico sin perder de vista los retos de nuestro contexto.

10. Un pilar fundamental de nuestro trabajo es el acompañamiento a las comunidades educativas. Por ello, Escuelas Católicas ha profundizado en cuatro asuntos que considera de vital importancia para las mismas editando distintos materiales de apoyo: Guía sobre el duelo, para acompañar procesos ante la muerte de un miembro de la comunidad educativa; Decálogo contra los abusos sexuales, con la intención de colaborar con la sociedad en la erradicación de los abusos sexuales a menores y garantizar su seguridad; Programa de cumplimiento normativo o Compliance, que quiere ser un apoyo para generar una cultura global de aplicación eficaz de las normas para el mejor cumplimiento los fines de los centros; y Generación APPS, un proyecto para el uso de las TIC destinado al alumnado con necesidades educativas especiales.

Sobre Escuelas Católicas

Escuelas Católicas (EC) es la marca de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza-Titulares de Centros Católicos (FERE-CECA) y de Educación y Gestión (EyG). FERE-CECA asocia desde 1957 a los titulares de los centros educativos y EyG los representa en su vertiente empresarial desde 1989. Actualmente integra a 2.000 centros educativos católicos, la mayoría con algún nivel concertado. Gran parte de ellos son centros integrados, es decir, que cuentan con más de una etapa. Si separamos por niveles educativos hablaríamos de 1.776 centros de Educación Infantil, 1.716 de Educación Primaria, 1.646 de Educación Secundaria (ESO o FP Básica) y 777 centros de Bachillerato o FP de Grado Medio o Superior, es decir, de 5.915 entidades pedagógicas. En ellos se educan 1.204.179 alumnos y hay 101.260 trabajadores, de los que 82.554 son docentes. Escuelas Católicas supone el 15% del total del sistema educativo y el 58% de la enseñanza privada concertada, lo que la convierte en la organización más representativa de este sector.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)