Centro de FP Edén (Palencia): 50 años buscando la inserción laboral

Centro de FP Edén (Palencia): 50 años buscando la inserción laboral

El Centro de Formación Profesional Edén de Palencia celebra su 50 aniversario en 2019. Apuesta por una enseñanza de calidad basada en la cercanía y la atención personalizada

Autor: Javier Fernández Gañán. Director Centro de Formación Profesional Edén (Palencia)

Pensamos en Formación Profesional, ¿y cuál es la primera palabra que nos viene a la cabeza? Hasta que no pensemos en inserción laboral, tenemos que seguir esforzándonos desde los centros educativos para que ese sea el fin primordial.

Desde el Centro de Formación Profesional Edén, que este 2019 cumplimos 50 años, la atención personalizada es uno nuestros rasgos característicos. Hacemos mucho hincapié en atender a los alumnos de una manera muy cercana. Al ser un centro pequeño, podemos acercarnos al alumno y conocer sus problemas e inquietudes, de esta forma se le puede dar una enseñanza de calidad, adecuada y adaptada a sus necesidades.

El tipo de alumnado es muy variado. Desde jóvenes que acaban de finalizar la ESO con 16 años hasta adultos de 50 años o más que se plantean estudiar Formación Profesional por las salidas laborales que ofrece en la actualidad. La radiografía de nuestro alumnado es similar a la de otros centros, educación intergeneracional, multirracial y adaptada a la diversidad de cada alumno. 

En los sectores que conocemos en el centro, el administrativo y el sanitario, hay variedad de obstáculos. En el sector administrativo, la empleabilidad es alta, pero el número de alumnos ha bajado en los últimos años. Una mejora directa para la empleabilidad podría ser poner en valor el título de cara a las oposiciones al sector público. Exigirlo como requisito para poder presentarse, al igual que sucede en el ciclo de Cuidados Auxiliares de Enfermería. 

Históricamente la FP es la gran olvidada y el refugio de alumnos que no han tenido éxito en Bachillerato. Seguimos arrastrando esta idea implantada durante varias generaciones y va a costar cambiarla. La empleabilidad y el reconocimiento de los puestos de trabajo será el motor del cambio hacia una mejor percepción de la formación profesional.

A la FP se la acusa de no ser flexible, ni moderna, ni innovadora ¿Es cierto? Hay que tener en cuenta el sector en el que nos movamos. La innovación la suelen marcar las empresas, y el resto nos tenemos que adaptar. Si en un centro de FP podemos innovar, será una ayuda a las empresas, pero no es lo habitual, depende del sector. Ahí es donde puede radicar el problema. La adaptación a las empresas a veces cuesta, pero siempre se podrá adaptar el temario a los nuevos tiempos. Aquí es donde podemos influir más los centros. Podemos adaptar el temario a las nuevas necesidades de forma gradual, ir perfilando lo nuevo y desechar lo anticuado poco a poco. Con esos cambios se puede estar al día sin tener que exigir nuevos currículos. La innovación es rápida, pero no de un año para otro. Tenemos que ir modificando los temas día a día, no de repente todo a los cinco años, porque ahí, como se suele decir, ya nos ha pillado el toro. 

Se piensa que cuesta que la Formación Profesional y sus currículos estén al día de las necesidades de las empresas. Puede ser verdad. Hay momentos en los que podemos pensar que sí. Pero los cambios se deben ir haciendo de forma gradual, cuando van sucediendo. Hay que estar al día y los profesores son los que marcan el camino, son los especialistas en el tema y son los que deben seguir formándose y enseñar las últimas novedades a los alumnos.

Todos los partidos políticos inciden en dar prioridad a la FP. Todos quieren apostar por ello… pero ¿qué ocurre después en la realidad de los centros?

La empleabilidad es difícil, y a veces los centros nos vemos obligados a que los alumnos encuentren trabajo, pero por mucho que formemos a buenos profesionales, son las empresas las que deben contratar trabajadores, sin este requisito, desde los centros no podemos empujar más el carro. Es un esfuerzo de todos.

Si nos acercamos a la FP Básica actual, donde ha desaparecido la figura del orientador, vemos que hay carencias. El orientador es una figura fundamental en la FP Básica dadas las características del alumnado que se atiende, se debería volver a implantar esta figura, muy importante en la futura inserción de estos alumnos.

La relación con las empresas es la adecuada. Se puede hacer siempre una colaboración mayor, aunque va a estar en función de los estudios que se realicen. Esta colaboración siempre está en función si se realizan prácticas con ellas o no.

El impacto digital se afronta como en cualquier sector, hay siempre una mayor incidencia y hay que moverse con los nuevos tiempos. Hay ciclos que lo tienen más implantado que otros, siempre moviéndose con los cambios que acontecen en el propio sector.

Todavía recuerdo los primeros ordenadores del centro, allá por el año 89, los Olivetti M19. Todo ha cambiado mucho, pero la innovación siempre ha llegado pronto a nuestras aulas. Es la característica fundamental de una buena formación, enseñar lo último y enseñar a  adaptarse a los cambios. En todos los sectores hay cambios, y cuanto antes nos adaptemos, mejor situados estaremos en la casilla de salida.

Nuestro centro, durante 50 años se ha intentado adaptar a esos cambios. Este curso vamos a estar de celebración, y damos las gracias a los implicados, la dirección del centro y a la buena plantilla de profesores que se ha tenido a lo largo de estos años, siempre implicada en la enseñanza y educación de nuestros alumnos.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)