Cristina Usón y Dana Tura: “Es necesario que los alumnos adquieran conocimientos, pero también que los pongan en práctica”

Cristina Usón y Dana Tura: “Es necesario que los alumnos adquieran conocimientos, pero también que los pongan en práctica”

Entrevista con Cristina Usón y Dana Tura, docentes creadoras del proyecto ‘Emprendizaje, más allá de las aulas’, actividad del Colegio Nuestra Señora del Pilar Escolapios (Soria) ganadora del VIII Premio de Buenas Prácticas Docentes de Innovación Educativa de Escuelas Católicas Castilla y León.

> Más información sobre el proyecto ‘Emprendizaje, más allá de las aulas’.

¿Qué es lo más destacable del proyecto con el que han sido galardonadas?

Del proyecto en sí destacaríamos la facilidad de adaptarlo a las diferentes edades. Por supuesto que los alumnos de la ESO y Bachillerato dominaban mejor el tema y tuvieron unas ideas buenísimas, pero tampoco puedo olvidarme del gran trabajo que los alumnos de primaria realizaron y la ilusión que pusieron en la creación de su clase-empresa.

¿En qué se diferencia de otras actividades educativas?

Consideramos que se diferencia de otras actividades educativas en que no se trata de un proyecto profesor-alumno o alumno-alumno sino que, en este caso, lo que realmente marca la diferencia es el factor extra, es decir,  poder contar con la implicación de las empresas-padrino que han supuesto un pilar fundamental tanto para orientar a los alumnos en la creación de su idea de empresa como para motivarlos.

¿Qué se buscaba enseñar y transmitir a los alumnos?

Uno de los objetivos principales de este proyecto era enseñar a los alumnos que el aprendizaje no solo se encuentra en los libros, que aprender significa usar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, que no hay alumnos listos o tontos, capaces o incapaces, sino jóvenes comprometidos, trabajadores, creativos y proactivos. Por supuesto que los contenidos son importantes y que siguen siendo el punto fuerte en el currículo educativo, pero no por ello nos debemos olvidar de la importancia que tienen las habilidades, destrezas y competencias de un buen emprendedor y recordar que trabajar por proyectos es una buena forma de fomentarlas.  

¿Y qué han conseguido y cómo han recibido los alumnos esta actividad?

Las opiniones de los alumnos han sido muy positivas ya que les ha parecido un proyecto diferente, con el que se han sentido importantes ayudando, aunque de forma hipotética, a su provincia y, al mismo tiempo, han puesto en práctica sus habilidades orales expositivas y argumentativas en español y en inglés, y sus destrezas matemáticas y empresariales, pero, sobre todo, han aprendido que un negocio no solo significa ganar dinero, sino que el factor humano es la base de todo. Al trabajar por objetivos y por departamentos han aprendido que todos dependen de todos, que hay que trabajar en equipo y que si todos cumplen con su cometido, el resultado será el deseado.

¿Cómo fue la acogida por parte de las familias y otros docentes?

Muchos padres y madres nos han elogiado en el sentido de que han visto a sus hijos ilusionados con este proyecto, y sobre todo, comprometidos.

En cuanto a los compañeros, teniendo en cuenta todo el cambio de horarios que este proyecto supuso, respondieron positivamente y demostraron su profesionalidad.

¿Han encontrado dificultades a la hora de introducir proyectos innovadores en el centro?

No. El centro apuesta desde hace años por la innovación educativa. Por ponerte un ejemplo, este año nos hemos convertido en Centro Google de referencia, lo cual nos permite aprovechar incluso más las metodologías innovadoras y alcanzar un pleno desarrollo en las competencias de los alumnos. Así que los proyectos innovadores son bienvenidos.

Dana Tura y Cristina Usón, docentes en el Colegio Nuestra Señora del Pilar Escolapios (Soria).

¿Cuál es su idea de educación y cómo entienden el aprendizaje?

Todos somos conscientes de que la enseñanza está evolucionando, que la forma tradicional es casi incompatible con la realidad en continuo cambio que estamos viviendo. El análisis morfológico es importante, explicar la gramática en inglés es importante, pero lo es aún más demostrar que lo que los alumnos aprenden sirve para algo. Es fundamental que los alumnos tengan la posibilidad de experimentar, de crear, de equivocarse, de volver a empezar. Está claro que es necesario que adquieran los conocimientos, que creen una base sólida, pero también que los pongan en práctica. No puedo entender el aprendizaje como mera memorización y posterior olvido, porque todo lo que no se experimenta, no se vive, es susceptible de ser olvidado.

¿Cómo sería en su opinión el maestro ideal?

El maestro ideal es aquel que empuja a los alumnos a pensar más allá, a tomar sus decisiones de forma crítica, a guiarlos sin que lo noten (ya sabemos que en determinadas edades el peso de los pares en la balanza es mayor que el de los adultos).

¿Qué significa innovar en la escuela?

Nosotras no observamos la innovación como un fin, sino como un medio. No se trata de hacer lo que nadie ha hecho antes, sino de hacerlo para llegar más lejos.

¿Qué conlleva esa innovación educativa en el docente, en los centros y en los alumnos?

¡Mucho trabajo! Sobre todo para el docente 🙂 Con respecto a los centros, creemos que la innovación se acoge de distinta forma en función de la hoja de ruta que se tenga. Nosotras tenemos suerte de que Escolapios tenga la innovación por bandera. Nos ha permitido realizar este proyecto para beneficio de los alumnos. Y los chicos siempre se motivan más cuando los enfrentas a novedades y retos. Su aprendizaje es muchísimo más significativo.

¿La creatividad de la innovación educativa está reñida con el aprendizaje, con la rutina de estudiar y el conocimiento?

No. Ni mucho menos. La creatividad y la innovación llevan a la motivación. Y la motivación en un alumno es el motor que les lleva a estudiar y al conocimiento. El problema es que oyes ‘rutina’ y suena aburrido, pero todo depende de las rutinas que se generen.

Dana Tura y Cristina Usón, docentes en el Colegio Nuestra Señora del Pilar Escolapios (Soria).

¿Cómo encaja la tecnología en la innovación y los nuevos métodos de enseñanza?

Pues perfectamente. La tecnología te permite diseñar experiencias educativas más atractivas y te permite interactuar más con el mundo exterior.

¿Puede la tecnología sustituir a los libros de texto?

No se trata de sustituir, sino de adaptarse a las necesidades de la época actual. No solo pretendemos usar las herramientas digitales para enseñar los contenidos tradicionales, sino también aprovechar y enseñar a los alumnos a usar estas tecnologías, para que en el futuro próximo sean nativos digitales de verdad que hacen un buen uso de las herramientas tecnológicas que tienen  a su disposición.

Los libros siempre estarán ahí como referencia, pero la tecnología necesita ahora nuestra atención como docentes, porque es una herramienta que va más allá de contenidos curriculares.

¿Qué papel cree que deben jugar los exámenes?

Inexplicablemente hemos llegado a un punto en que gran parte del alumnado estudia para aprobar el examen y no por aprender. Por desgracia, los exámenes son, hoy por hoy, una forma de asegurar de que un porcentaje de ese conocimiento que se les da, perdure en su cabeza. Pero deberían servir como herramienta de autodemostración. Es decir, que el alumno fuera al examen para demostrarse a sí mismo que ha aprendido, no en busca de un número.

¿Cómo medir mejor el progreso de los alumnos?

Conversar con ellos, comprenderlos, conocerlos, es la mejor forma de medir su progreso. Si ellos sienten que los entiendes, que te preocupas, rinden mejor y se nota.

Mirando al futuro ¿cuál es el reto de la educación en la actualidad?

A los alumnos de hoy en día los llaman ‘nativos digitales’ y esa etiqueta parece que automáticamente los convierte en sabios de las nuevas tecnologías. Y es un error. El reto es que nosotros, los ‘emigrantes digitales’ les hemos de educar en su buen uso y aplicación.

¿Desde los centros católicos qué podemos aportar de diferente a la innovación educativa?

Principalmente, los valores que se vierten al proceso de enseñanza-aprendizaje. La educación se aborda con unos principios éticos y espirituales que imprimen otro carácter a las aulas.

¿Y cómo cree que están respondiendo nuestros centros de Escuelas Católicas a este cambio de paradigma en la educación?

Vista la calidad de los proyectos que presentaron los compañeros en las jornadas de buenas prácticas, y el nivel de implicación de todos los participantes, es evidente que nos hemos sabido amoldar a esta nueva realidad y que seguimos trabajando para no quedarnos atrás y ofrecer a nuestro alumnado las herramientas y las experiencias educativas que necesitan.

Si pudieran cambiar algún aspecto de la educación actual ¿qué eliminarían, añadirían o transformarían?

Eliminar… las barreras. Los muros que parece que se han levantado entre la escuela y la sociedad. Han dejado de ir de la mano. Estaría fenomenal añadir aulas de simulación virtual para evaluar ajustados al mundo real. Transformaríamos el tiempo que te dan para dedicarle a una asignatura o a unos contenidos. Se queda corto.

Dana Tura y Cristina Usón, durante la presentación de su proyecto en la entrega del VIII Premio de Buenas Prácticas Docentes de Innovación Educativa de Escuelas Católicas Castilla y León.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)