Escuelas Católicas Castilla y León abre el curso 2019-2020 con el objetivo de potenciar las capacidades de los alumnos

Escuelas Católicas Castilla y León abre el curso 2019-2020 con el objetivo de potenciar las capacidades de los alumnos

La red de centros católicos de Castilla y León afronta un nuevo curso escolar con varios retos que buscan la excelencia educativa que beneficie a sus 100.000 alumnos. Escuelas Católicas ofrecerá respuestas positivas y de calidad para seguir siendo un proyecto educativo referente en Castilla y León y solicitará a la nueva Consejería el cumplimiento de sus compromisos electorales

Los centros educativos pertenecientes a Escuelas Católicas Castilla y León, 180, están comenzando en estos días el curso escolar 2019-2020 con 100.053 alumnos y más de 9.000 profesionales en sus aulas, un modelo educativo que cuenta con una representatividad del 28,7% en la educación de la comunidad. Esta cifra de alumnos mantiene su estabilidad con respecto al curso anterior, con un mínimo crecimiento del 0,2%, y vuelve a confirmar la confianza depositada por miles de familias de Castilla y León en la educación de calidad que ofrecen los centros concertados de Escuelas Católicas.

En el inicio del nuevo curso, en el que se estrena un nuevo equipo en la Consejería de Educación, Escuelas Católicas Castilla y León reclama al gobierno regional el cumplimiento de varios compromisos electorales y defiende el modelo educativo de la organización, “avalado por su calidad, experiencia e innovación educativa, y que busca potenciar las capacidades de nuestros alumnos”, comentó el secretario autonómico de la patronal, Leandro Roldán Maza, en la presentación del curso.

Así, la organización que aglutina a la mayoría de centros concertados de Castilla y León ha solicitado una reunión con la nueva consejera de Educación, Rocío Lucas, a quien recordará la puesta en marcha de las promesas electorales lanzadas hace unos meses como el acuerdo firmado con la Consejería de Educación para la aplicación de la Ley de la Carrera Profesional Docente a los profesores de la concertada.

También solicitará a la nueva consejera el desarrollo y activación de la concertación del primer ciclo de infantil, algo que sería muy positivo para la mejora de la calidad de la educación de Castilla y León y que amplía el derecho a la libertad de enseñanza de las familias.

Además, Escuelas Católicas considera necesario actualizar el Acuerdo de Centros en Crisis para la enseñanza concertada, mejorando las ratios para posibilitar el mantenimiento de empleo en el caso de los centros que vean reducidas sus unidades.

Leandro Roldán Maza, secretario autonómico de Escuelas Católicas Castilla y León.

Por último, la patronal insistirá en defender una justa financiación de conciertos y un aumento en la partida general de Otros Gastos (destinada al pago del personal no docente y al equipamiento necesario para llevar a cabo la labor educativa y al mantenimiento del centro: luz, calefacción, reparaciones ordinarias…). Esta partida presupuestaria sigue siendo insuficiente y no garantiza un mantenimiento mínimo. “Demandamos desde hace muchos cursos que se realice un análisis profundo con el estudio del coste real del puesto escolar para que pueda aumentar esa partida presupuestaria a nivel nacional”, dijo Leandro Roldán.

Escuelas Católicas Castilla y León recuerda que la educación concertada, es una educación de calidad, complementaria y necesaria, elegida por una amplia mayoría de las familias, por lo que la administración debe garantizar una financiación que cubra sus derechos y certifique la libertad de elección de centro. 

Además, en clave nacional, la patronal de colegios católicos reclama un pacto por la educación entre diferentes fuerzas políticas y una reforma educativa que tenga en cuenta la demanda social para la planificación escolar, así como la complementariedad de redes y la libertad de enseñanza.

Desde Escuelas Católicas se considera que la educación concertada posee un gran valor por su gran aportación al sistema educativo de Castilla y León, un sistema de calidad que se sustenta en el buen trabajo de la red pública y la red concertada, con un enfoque complementario que pone en valor la riqueza de ambos sistemas y que da la posibilidad de elección a las familias, lo que enriquece el sistema educativo. Sin embargo, a la patronal le preocupa que el futuro gobierno central pueda poner trabas a la realidad de la educación concertada, y que desprestigie su labor dentro del sistema educativo, además de que se le atribuya privilegios inexistentes.

Alumnos en el primer día de curso en el Colegio Divina Pastora de León.

INCREMENTO DE UNIDADES EN FORMACIÓN PROFESIONAL

La última resolución de conciertos de la Consejería de Educación de Castilla y León para el curso 2019-2020 deja en los centros de Escuelas Católicas 4.316 unidades,con un aumento de 8 unidades en total con respecto al curso anterior. 

Hay que reseñar que el incremento se ha producido exclusivamente en Formación Profesional, con ocho unidades nuevas que permiten a los centros concertados continuar mejorando su oferta, ampliando el mapa escolar de FP en Castilla y León, muy necesario porque es una fuente de empleabilidad real y consistente. “Pero seguiremos insistiendo a la Consejería de Educación para que ofrezca una mayor flexibilidad a nuestros centros para atender con rapidez y suficiencia las demandas de los alumnos”.

Los centros educativos Escuelas Católicas han sufrido la pérdida de 15 unidades, que se compensan con otra tantas nuevas, pero el secretario autonómico, Leandro Roldán lamenta “la falta de crecimiento de los últimos cursos ya que creemos que para lograr un mayor avance de la calidad educativa y de la libertad de elección de educación el aumento de unidades es el mejor camino”.

“El mantenimiento de unidades educativas en ambas redes, pública y concertada, garantiza un servicio educativo que protege la calidad de enseñanza y la libertad de elección de los padres. Escuelas Católicas Castilla y León continuará defendiendo ese derecho de las familias a elegir la formación de sus hijos y la continuidad de unidades que permitan el ejercicio de ese derecho”, analizó Leandro Roldán.

PROYECTO EDUCATIVO COMÚN DE LA RED DE COLEGIOS CATÓLICOS

Con más de 180 colegios en la nueve provincias de Castilla y León, la asociación ofrece un proyecto educativo referente. Una propuesta abierta, humana e integral que prepara a los alumnos para un aprendizaje a lo largo de toda la vida. “Escuelas Católicas quiere seguir siendo un proyecto educativo referente en Castilla y León que, colocando a los alumnos y las familias en el centro del sistema educativo, posibilite su formación integral como personas competentes en la sociedad que les ha tocado vivir”, dijo el secretario autonómico.

El modelo educativo de Escuelas Católicas Castilla y León se fundamenta en una educación en valores. Un proyecto educativo concreto e integrador que mira al individuo como un todo. Desde lo intelectual hasta lo humano. En el que los alumnos y alumnas son el centro y motor de cambio para adaptarnos a los nuevos tiempos. Y solo desde ese punto de partida, las opciones metodológicas de Escuelas Católicas responden, desde la innovación, a su compromiso de ofrecer una educación a la altura de nuestro futuro como sociedad.

Por eso el modelo educativo de Escuelas Católicas Castilla y León ha desarrollado proyectos propios que implican no solo al alumno, sino a todos los agentes de su entorno. Proyectos como el Plan PIPE, un programa de idiomas que refuerza las 245 secciones bilingües existentes. El 80% de los centros tienen secciones bilingües pero el Plan PIPE (Plan Integral de Plurilingüismo Educativo) permite ir más allá en el aprendizaje de idiomas. Actualmente, el programa de idiomas alcanza 85 centros adscritos y 8.800 alumnos que han podido certificar sus conocimientos por medio de los exámenes oficiales de Trinity College London y Cambridge English. Además, este curso es el cuarto del Plan BIBE, programa de idiomas dirigido a alumnos de 0 a 6 años, que se impartirá en 44 centros.

Escuelas Católicas también trabaja firmemente por las tecnologías como ayuda en la educación. 127 centros cuentan con la certificación de excelencia en TIC, el 70% de los centros de la organización. Además, 44 de estos han obtenido el nivel 5 en excelencia TIC, avanzando desde los 38 del curso anterior.

Por último, Escuelas Católicas Castilla y León continuará apostando por la formación continua de su profesorado y por la innovación pedagógica de sus centros. Por eso se mantendrá su Plan de Formación que fomenta la capacitación de sus profesionales y la mejora de la educación que reciben los alumnos. El curso pasado se realizaron 70 actividades formativas en las que participaron más de 5.000 docentes y profesionales y que se centraron en materias de innovación como orientación, atención a la diversidad, fomento de la lectura, pedagogía infantil, idiomas, formación de directivos, calidad, nuevas tecnologías o comunicación.

Escuelas Católicas Castilla y León

Escuelas Católicas Castilla y León es la patronal de centros educativos concertados católicos de Castilla y León. Posee una amplia experiencia educativa y una red de centros y profesores que incluye 180 colegios, más de 9.000 trabajadores y representa al 28,7% del alumnado de Castilla y León con 100.000 niños en su aulas. Es la organización más representativa de titulares de centros concertados de Castilla y León y una de las comunidades educativas con más peso de la región.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)