Escuelas Católicas Castilla y León se suma al Pacto Educativo Global

Escuelas Católicas Castilla y León se suma al Pacto Educativo Global

Escuelas Católicas Castilla y León y 60 de sus centros educativos se han sumado al Pacto Educativo Global impulsado por el Papa Francisco. Todos estos colegios se han adherido a la iniciativa Juntos somos Luz, una propuesta de acción conjunta que pretende alcanzar los objetivos propuestos por el Papa.

El Santo Padre ha lanzado un llamamiento especial y nos ha invitado a adherirnos a un Pacto Educativo Global comprometiéndonos personal y conjuntamente. “Es hora de mirar hacia adelante con valentía y esperanza. Que nos sostenga la convicción de que en la educación se encuentra la semilla de la esperanza: una esperanza de paz y de justicia. Una esperanza de belleza, de bondad; una esperanza de armonía social”.

Escuelas Católicas anima a sus centros a que participen en este Pacto y reactiven su compromiso por y con las generaciones más jóvenes con la iniciativa “Juntos somos Luz. Se trata de una propuesta de acción conjunta con la que pretendemos alcanzar los 7 objetivos propuestos por el Papa, a través de la reflexión y debate en 5 áreas de trabajo y mediante una metodología de 6 pasos.

La iniciativa “Juntos somos luz” es una realidad en la que participan ya más de 400 centros de Escuelas Católicas, 60 de Castilla y León, con el objetivo de hacer realidad el Pacto Educativo Global. Desde este curso 2021-2022 estos centros han trabajado el Pacto, han analizado la realidad que les rodea y priorizado acciones en sus claustros y comunidades educativas.

Por su parte, el comité organizador de dicha iniciativa se ha planteado próximas metas que irá completando a lo largo del curso escolar 2021-22. Una de ellas será poner en contacto desde las sedes autonómicas a todos los centros educativos que quieran trabajar diversas acciones con otros colegios cercanos.

Los encuentros autonómicos, -el de Castilla y León se celebra el 9 de febrero de 2022-, tienen como objetivo que centros distintos se encuentren, que sueñen juntos y piensen cómo hacer también a los alumnos agentes de este cambio. El resultado puede ser realizar una acción sencilla al final de curso, programar una iniciativa conjunta para el próximo, etc.

Objetivos del Pacto Educativo Global

Para este nuevo periodo de compromiso tan necesario, el Papa nos propone a toda la humanidad 7 objetivos que Escuelas Católicas quiere hacer realidad a través de la iniciativa «Juntos somos Luz».

Primero: poner en el centro de todo proceso educativo formal e informal a la persona, su valor, su dignidad, para hacer sobresalir su propia especificidad, su belleza, su singularidad y, al mismo tiempo, su capacidad de relacionarse con los demás y con la realidad que la rodea, rechazando esos estilos de vida que favorecen la difusión de la cultura del descarte.

Segundo: escuchar la voz de los niños, adolescentes y jóvenes a quienes transmitimos valores y conocimientos, para construir juntos un futuro de justicia y de paz, una vida digna para cada persona.

Tercero: fomentar la plena participación de las niñas y de las jóvenes en la educación.

Cuarto: tener a la familia como primera e indispensable educadora.

Quinto: educar y educarnos para acoger, abriéndonos a los más vulnerables y marginados.

Sexto: comprometernos a estudiar para encontrar otras formas de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso, para que estén verdaderamente al servicio del hombre y de toda la familia humana en la perspectiva de una ecología integral.

Séptimo: salvaguardar y cultivar nuestra casa común, protegiéndola de la explotación de sus recursos, adoptando estilos de vida más sobrios y buscando el aprovechamiento integral de las energías renovables y respetuosas del entorno humano y natural, siguiendo los principios de subsidiariedad y solidaridad y de la economía circular.

Áreas del Pacto Educativo Global

Cada centro deberá crear un espacio de reflexión, en el que tengan cabida tanto profesores como otros miembros de la comunidad educativa, a partir de 5 áreas de trabajo.

Dignidad y derechos humanos: necesitamos construir una sociedad más humana, más justa. “No podemos mirar para otro lado”, nos dice el papa Francisco. No podemos mirar para otro lado ante las injusticias, las desigualdades, el hambre en el mundo, la pobreza, cualquier tipo de abuso contra los más pequeños… no podemos ser indiferentes ante las personas que dejan su país por los cambios climáticos, los que huyen de los conflictos armados o de la miseria, ante la persecución de creyentes de diferentes confesiones, los ataques a la dignidad humana…

Fraternidad y cooperación: la pandemia ha evidenciado que estamos conectados en el bien y en el mal, que compartimos una misma casa común, que tenemos un mismo origen y un mismo destino, y que, cuando no nos cuidamos, surgen desigualdades, egoísmos, injusticias, marginación. El papa Francisco nos ha hablado de fraternidad y cooperación, y ha insistido en que “la solidaridad es el único camino posible en un mundo pospandemia”. “La solidaridad -añade- es una cuestión de justicia” y necesitamos provocar un cambio de mentalidad que nos lleve a pensar en términos de comunidad.

Tecnología y ecología integral: el Papa en diferentes ocasiones ha compartido sus reflexiones sobre el respeto a la creación y el cuidado de la casa común. En todas ellas nos recuerda que la tierra es una herencia común cuyos frutos deben beneficiar a todos. La realidad, sin embargo, nos muestra la debilidad del planeta y nos demanda otro modo de ejercer la economía y el progreso, un nuevo estilo de vida en el que seamos capaces de liberarnos de la esclavitud del consumismo. “Cuidemos de la creación recibida como un don que hay que cultivar y proteger para las generaciones futuras”, nos pide el papa Francisco.

Educación y promoción de la paz y la ciudadanía: en un mundo dividido y fragmentado el Papa no invita a la fraternidad y a la reconciliación entre todos los creyentes y entre todas las personas de buena voluntad. “Nuestra fe -señala el Papa- nos lleva a difundir los valores de la paz, de la convivencia y del bien común”. Se hace necesario que reflexionemos y pensemos acciones que promuevan juntamente la paz y la justicia en el mundo.

Cultura y religiones: en nuestro mundo moderno y global coexisten muchas experiencias de encuentro cultural y religioso que deberían provocar el diálogo entre las religiones. El Papa nos habla de la riqueza que supone colaborar con quienes piensan y sienten distinto con la certeza de que “todos somos hijos de Dios”, y nos apremia a impulsar y buscar un “diálogo sincero entre hombres y mujeres de diversas religiones que conlleve frutos de paz y justicia”. Donde unos utilizan la religión para agitar el fanatismo y la violencia, otros podemos buscar en la diversidad de religiones la concordia y la paz.

Pasos del Pacto Educativo Global

Desde Escuelas Católicas proponemos una metodología de 6 pasos que posibilite el diálogo. Estos pasos podrán recorrerse de forma individual en cada centro o con los centros de una misma institución, así como con otros colegios e instituciones de EC.

Conoce: para comenzar a caminar lo primero que tenemos que hacer es conocer qué es el Pacto Educativo Global y qué implica sumarse a él. Consulta los materiales que Escuelas Católicas ha seleccionado para ampliar información sobre el Pacto (página 3 del Cuaderno de trabajo).

Comprende: reflexiona y comprende la urgencia de sumarnos a este Pacto teniendo en cuenta el contexto y la realidad de cada uno de los centros educativos.

Analiza y debate: es momento de abrir caminos, de emprender acciones conjuntas, así como de analizar y debatir aquello que es más urgente y posible de llevar a la práctica en cada realidad educativa. Cada centro deberá crear un espacio de reflexión en el que tengan cabida profesores y otros miembros de la comunidad educativa, a partir de las 5 áreas de trabajo propuestas. (Podéis ayudaros con la técnica 3T + 2R y los organizadores gráficos que encontraréis en la página 6 del Cuaderno de trabajo).

Prioriza: ahora deberéis dar prioridad a aquellas acciones planteadas en el paso tres y ver si es posible llevarlas a la práctica teniendo en cuenta los recursos disponibles.

Ponte en acción: juntos somos capaces de crear y desarrollar proyectos de cambio, redes de colaboración y mejora de la educación. Es momento de implementar, experimentar y construir juntos aquello que hemos reflexionado. Si estáis dispuestos a ir más allá y realizar acciones con otros centros de diferentes instituciones a la tuya desde Escuelas Católicas os facilitaremos el camino. En el segundo trimestre os facilitaremos cómo hacerlo.

Comparte: necesitamos poner voz a todas las iniciativas que nos llenan de esperanza. Difundámoslas, tendamos puentes y seamos fuente de inspiración para que otros también puedan comprometerse a transformar el mundo. Envía tus iniciativas a pactoeducativoglobal@escuelascatólicas.com y nosotros la daremos a conocer.