‘La educación importa. Libro Blanco de los empresarios españoles’: La empresa también nos necesita

‘La educación importa. Libro Blanco de los empresarios españoles’: La empresa también nos necesita

Análisis del Libro Blanco de los empresarios españoles ‘La educación importa’, editado por la CEOE, por Ángel Martín Villota, del Departamento de Innovación Educativa de Escuelas Católicas Castilla y León.


El libro “La Educación importa. Libro Blanco de los empresarios españoles” fue editado por CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) en 2017.

Es una publicación que plantea la apuesta estratégica de los empresarios por la educación y la formación en nuestro país, como medio para el logro de más y mejor empleo, de un crecimiento económico sostenible y de una mayor cohesión social.

Son propuestas en favor de la educación y la formación en España. Analiza cinco déficits del sistema educativo y expone diez propuestas claves para darles solución.


Siempre ha habido cambios a lo largo de la historia, de eso no hay duda. Pero el periodo actual es especialmente singular, no solo por la gran velocidad a la que se producen sino también por lo poco preparados que estamos para asimilarlos.

Estos cambios modifican las reglas de juego con las que nos movemos a todos los niveles y en todos los ámbitos; personal, social, laboral,…

Pues bien. Siento deciros que de nuevo, ante este panorama, se espera de la educación, de nosotros, que nos pongamos manos a la obra. Nada más y nada menos, se nos pide que logremos preparar a nuestro alumnado para que se pueda enfrentar, con alguna posibilidad de éxito, a este futuro, yo diría “presente”, cada vez más incierto y más complejo. 

En este contexto, los empresarios españoles han publicado un interesante documento titulado “La educación importa” que nos puede dar pistas, de cara a ponernos en situación de intentar dar una respuesta efectiva a las necesidades de los nuevos perfiles laborales que están apareciendo y aparecerán en el mercado de trabajo. 

Como no podía ser de otra manera, el mundo de la empresa concibe la educación y la formación como instrumentos estratégicos fundamentales de los países para preparar su futuro económico y social. En este sentido, en primer lugar, la CEOE, a través de este Libro blanco de los empresarios españoles en materia de educación, ve como algo absolutamente imprescindible la realización de un Pacto de Estado, social y político, que nos dé estabilidad y visión de futuro.

Además, en el texto se analizan cinco déficits básicos del sistema educativo español y se formulan diez propuestas clave para darles solución. A continuación voy a intentar mostraros una síntesis de su visión y de sus propuestas.

El primero de los déficits detectados está en relación con la mediocridad de los resultados del sistema educativo español. Mediocridad que se pone de manifiesto cuando éstos se someten a la prueba del contraste internacional, e incluso a la comparación consigo mismos mediante la consideración de las tendencias a lo largo de periodos de tiempo suficientemente extensos, apreciándose además: unas diferencias territoriales mayúsculas que equivalen a desfases escolares entre Comunidades Autónomas de hasta dos cursos académicos, una posición francamente retrasada en cuanto al conocimiento de idiomas extranjeros y unas cifras de abandono temprano de la educación que duplican las de la media de la UE, entre otras.

En segundo lugar nos alertan, no del escaso gasto en educación sino, de la ineficiencia de este gasto. España, con un 18 %, es uno de los países europeos en los que la proporción de gasto con respecto al gasto total en educación es mayor, y sin embargo arroja unos resultados no acordes con estas cifras.

El tercer déficit nos muestra la gran brecha existente entre formación y empleo. El mundo desarrollado vive una situación aparentemente contradictoria, con elevados niveles de desempleo juvenil que alcanza a individuos formados y, a la vez, con una escasez de cualificaciones y de competencias de interés para el mercado laboral. 

En la enseñanza universitaria, el desajuste que se observa entre oferta y demanda de cualificaciones es mayúsculo. Desde el lado de la oferta, en la familia de «Educación, Artes y Humanidades»; y  del lado de la demanda en «Ingeniería, Industria y Construcción».

La formación profesional reglada aunque en menor medida, tampoco se libra de este desajuste. Existen también familias profesionales para las cuales la distancia entre oferta y demanda es considerable. 

Ante este hecho, no cabe duda de que el sistema educativo español ha fallado en materia de orientación profesional, en beneficio de la orientación psicopedagógica, y no ha facilitado a los alumnos la información precisa para efectuar elecciones fundadas.

En cuarto lugar los empresarios subrayan la gran lentitud de la respuesta política a las exigencias del contexto. Y ello a pesar de la influencia creciente de la Unión Europea en materia de orientación y de la definición de las políticas educativas clave.

En este sentido detectan un uso deficiente del nuevo enfoque de la formación a lo largo de la vida, un retraso notable en la concepción e implementación de modelos de formación profesional dual y un retraso exagerado en la concepción e implementación de políticas integradas de gestión del talento del profesorado.

Y, por último, en quinto lugar, algo que todos detectamos y sufrimos a la hora de programar nuestras materias y establecer criterios metodológicos. Se trata de las grandes deficiencias de los marcos normativos que además, debido a la presión regulatoria, nos impiden salvar el desajuste entre las normas y la realidad de los problemas que se pretenden resolver.

PROPUESTAS CLAVE

En fin, con este panorama tan poco halagüeño, los empresarios españoles plantean diez propuestas claves encaminadas a corregir estos déficits.

En primer lugar, desarrollar un nuevo currículo, acorde con los nuevos tiempos, que permita efectuar una selección moderna de los contenidos en las áreas tradicionales, reduzca su extensión con el fin de posibilitar «aprendizajes profundos», potencie las enseñanzas STEM, asegure en la educación secundaria el enfoque humanístico, desarrolle la creatividad, el pensamiento crítico, la comunicación y la colaboración, refuerce tanto la expresión oral como la escrita en la lengua propia y en las lenguas extranjeras, incorpore la educación del carácter desde la educación primaria y promueva el meta-aprendizaje, especialmente, a partir de la educación secundaria.

En segundo lugar, promover la innovación, el emprendimiento y el empleo de las tecnologías, introduciéndolas en el currículo, promoviendo en el profesorado el uso de las TIC en su práctica docente, implicando a las empresas en el desarrollo de plataformas digitales, desarrollando una política de educación emprendedora y proporcionando al profesorado oportunidades de formación inicial y permanente.

La tercera propuesta se encamina a hacer de la docencia una profesión robusta, adaptando el modelo MIR al ámbito docente para la selección y formación inicial del profesorado, estableciendo un sistema de incentivos tanto retributivos como de promoción, vinculando la evaluación del profesorado con los incentivos y con la promoción y asegurando una formación permanente para atender las prioridades del sistema, preparar al profesorado de cara a un mejor ejercicio profesional y hacerle progresar de acuerdo con su «Plan de carrera».

En cuarto lugar, nos proponen fortalecer la autonomía de los centros para poder dar respuestas adaptadas a las características de su entorno, mediante proyectos educativos diferenciados  y promueva una mayor profesionalización de la dirección escolar en el marco de las posibilidades que ofrece el «Plan de carrera» del profesorado.

La quinta propuesta se enfoca a definir un sistema eficaz y eficiente de evaluación como poderoso instrumento de mejora. Evaluaciones, tanto internas como externas, de ámbito nacional y supranacional que permitan operar fundadamente sobre la realidad evaluada y emprender actuaciones relevantes para el logro de los objetivos previamente formulados. 

En sexto lugar, consolidar la libertad de enseñanza, como medio para atender mejor la mayor complejidad de expectativas, de necesidades y de intereses que es característica de las sociedades avanzadas en el siglo XXI. En este sentido, se recomienda, por ejemplo actualizar el sistema de conciertos, aplicar el bono escolar en el primer ciclo de la educación infantil o introducir la desgravación fiscal en las etapas obligatorias.

La sétima de las propuestas va orientada a facilitar la transición de la educación al empleo. Los empresarios constatan un desajuste creciente entre las competencias demandadas por los rápidos cambios que se producen en el mercado laboral y las que poseen los trabajadores desempleados. Las empresas tienen serias dificultades para reclutar empleados con las capacidades que necesitan. El crecimiento esperado del empleo se concentra en ocupaciones para las cuales, a día de hoy, los trabajadores no están adecuadamente preparados. 

En este aspecto nos recomiendan, por ejemplo: Garantizar alternativas formativas para evitar el abandono escolar temprano de la educación o de la formación, promover la excelencia tanto en la educación general como en la formación profesional, Impulsar la integración de la red de centros de formación profesional, potenciar los modelos de formación profesional dual adaptados a las características diversas del sistema productivo español y mejorar la ordenación de la formación profesional reglada

En octavo lugar nos propone intensificar los vínculos recíprocos entre educación y empresa y el protagonismo del empresariado en la gobernanza ejecutiva de la formación para el ejercicio de una profesión.  La recomendación del Foro Económico Mundial, formulada en el sentido de que «las compañías no pueden ser por más tiempo meros consumidores pasivos de un capital humano ‘precocinado’», refleja muy bien un estado de opinión ampliamente compartido no sólo entre los analistas sino también entre los líderes de las propias compañías. Una de las maneras de hacerlo es apostando por una relación más fluida entre educación y empresa con un mayor protagonismo del empresariado en la gobernanza ejecutiva de la formación para el ejercicio de un oficio o de una profesión.

La novena de las propuestas va directamente dirigida a nuestra clase política, instándola a asegurar un marco básico, moderno y efectivo, común para todo el Estado… ¡casi nada! La consolidación en España del sistema de las Autonomías ha ido desdibujando progresivamente el reparto de responsabilidades entre el Estado y sus Comunidades Autónomas en materia educativa. Sin embargo, y a la vista tanto de los actuales resultados como de los desafíos que nuestro país tiene ante sí en lo concerniente a la educación y a la formación, resulta necesario efectuar una reflexión serena y clarificar, desde los principios de lealtad recíproca y de respeto al marco constitucional vigente, el ejercicio competencial que a cada ámbito territorial le corresponde.

Y, por último, la décima saca a la luz la necesidad de promover un acuerdo social y político que comparta una visión y asegure un rumbo efectivo para nuestro sistema educativo. En estos últimos tiempos se ha generado, en el ámbito político y en la propia sociedad española, un estado de opinión favorable al llamado «pacto educativo». Este pacto debe ser interpretado como un instrumento efectivo para adaptar nuestro sistema de educación y formación a unos retos, tanto locales como globales, que en el contexto actual resultan apremiantes, que sea capaz de tener visión de miras y orillar los enfoques puramente ideológicos de la educación.

Desde luego, tenemos mucho camino por recorrer y poco tiempo para empezar a generar resultados. Vayamos de lo local a lo global. No esperemos a que otros se pongan en marcha, cada cual ha de hacer lo que le corresponda en su círculo de influencia. Es el momento de actuar con una gestión ágil y eficaz, siendo conscientes de que por mucho que erremos en alguno de los pasos dados, no habrá peor error que la pasividad y el inmovilismo.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)