Entender la actualidad a través de estudiar de forma divertida la historia de nuestro país con “Historiando el calendario” Maristas San José León Historiando el calendario

Entender la actualidad a través de estudiar de forma divertida la historia de nuestro país con “Historiando el calendario”

Entender la actualidad a través de estudiar de forma divertida la historia de nuestro país con “Historiando el calendario”

El ganador del segundo premio del certamen de Buenas Prácticas Docentes de Innovación Educativa 2024 centra su atención en los hechos históricos de España desde el Siglo XVII hasta la actualidad a través de un calendario digital

La historia a través de un calendario digital. Es la manera que encontraron en el centro Maristas San José de León para aumentar la curiosidad y pasión de los alumnos por la asignatura de Historia. Por lo innovador del proyecto y la calidad del trabajo volcado en él, “Historiando el calendario” ha sido el ganador del segundo Premio de Buenas Prácticas Docentes de Innovación Educativa 2024 que organiza Escuelas Católicas Castilla y León junto a la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC).

Arantxa Revuelta, coordinadora y diseñadora del proyecto, presenta el mismo como un medio para “acercarse y conocer la historia de España desde el Siglo XVII hasta la actualidad con el fin de ser conscientes del contexto político, económico y social”. Este proyecto ABP, desarrollado con alumnos de 4º de ESO, también pretende que los estudiantes se acercaran al uso de las TIC para ampliar el aula al mundo global, más allá del entorno familiar; reflexionando sobre la importancia del recorrido de la historia, tomar conciencia de la realidad en la que vivimos para comprender situaciones actuales y para entender la responsabilidad que tienen los jóvenes como protagonistas del futuro de la sociedad. “Tenemos que potenciar las habilidades de cada alumno, aumentar su responsabilidad es prioritario”, dice la docente, que además utilizó las emociones para involucrar a los alumnos en el proyecto ya que, según ella, “un buen proyecto debe llegar de una manera u otra a todos pero no todos deben reaccionar de la misma manera ni con la misma pasion. Lo importante es que reaccionen.”

Arantxa Revuelta durante la Jornada de Buenas Prácticas Docentes de Innovación Educativa en la UEMC

Con esta intención clara, Arantxa comenzó con el proyecto. El primer problema que encontró fue la gran cantidad de contenido existente para abarcarlo en un solo curso, por lo que, desde el Departamento de Sociales se acordó que en el aula se iba a dar Historia Universal y que el calendario iba a estar centrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): final de la pobreza, igualdad de género, evolución laboral y económica, reducción de las desigualdades, la paz, el ámbito de la justicia e instituciones, etc.

De esta forma se inició el proyecto ganador del segundo premio de Buenas Prácticas Docentes de Innovaciómn Educativa. “Lo primero fue estructurarlo en la cabeza: qué días y hechos históricos se van a dar; la asignación de tiempos estableciendo horarios específicos; la recopilación de datos e información relevante y la coordinación entre las tres clases de 4º de ESO”, asegura la maestra. Para la distribución y el reparto de los días del calendario entre los alumnos se escogió la aplicación Google Classroom y para la preparación del listado de hechos históricos se hizo uso de hojas de cálculo facilitando el acceso al alumno.  Teniendo esto claro, la siguiente fase era la elaboración de vídeos, para lo que se les presentó una plantilla general y un modelo de Power Point como referencia. Y por último, se llevaron a cabo la elaboración de tablas con el programa Excell correspondientes a cada mes del año con la columna correspondiente a los enlaces de los vídeos de Youtube y el diseño final del calendario que fue con AppSheet.

¿El resultado? “Historiando el calendario”, un calendario digital anual de 2023 que guarda en cada día los hechos históricos más destacables del año en que se produjo ese hito. Todo ello mostrado a través de fotos, ejemplos de obras de arte asociadas al momento histórico y vídeos acompañados de melodías de música clásica.

Cabe destacar que, además, el proyecto abarca varias competencias educativas: la asignatura de matemáticas, ciencia y tecnología; la economía a través de fomentar el espíritu emprendedor o la oportunidad de monetizar el calendario; las competencias cívicas, aprendiendo a aprender, potenciando habilidades autodidactas y la autonomía en el aprendizaje; la competencia eco social y la competencia espiritual que enriquece la experiencia del estudiante para invitarles a reflexionar. Una vez finalizado el proyecto y presentado en el aula, la evaluación fue muy positiva. Según Arantxa se habían superado los obstáculos del desafío organizativo inicial gracias al compromiso de los alumnos: “Su actitud proactiva es clave para el éxito, responden muy bien con ideas cuando les planteas la situación”. Además, para la docente lo más importante para que el proyecto saliera adelante fue el “apoyo mutuo, la autonomía en el estudio, la colaboración entre los estudiantes y el interés despierto en ellos. No quiero que el proyecto salga perfecto, son alumnos, quiero que dejen la huella de sus pequeñas meteduras de pata o deslices. Los proyectos los hacen ellos”, concluye Arantxa.