¿Por qué estamos en contra de la LOMLOE?

¿Por qué estamos en contra de la LOMLOE?

Compartimos con vosotros un comunicado sobre la nueva ley educativa redactado por la Provincia de Santiago de los Misioneros Claretianos y enviado a las familias y docentes que todos sus centros educativos.

Es una reflexión sobre el daño que puede hacer la nueva ley educativa, Ley Celaá, a la escuela católica y a la educación concertada. Desde Escuelas Católicas Castilla y León compartimos estas consideraciones sobre una ley que es fuertemente intervencionista, promueve la restricción de derechos y libertades ciudadanas y atenta contra la pluralidad de nuestro sistema educativo, clave en una sociedad democrática.

Puedes firmar en contra de la nueva ley de educación en www.masplurales.es.

¿Por qué estamos en contra de esta LOMLOE?

Estimados amigos (educadores, padres y madres de familia),

Las familias y miles de personas que trabajáis en los colegios lleváis meses volcados en combatir la pandemia y primar el bien de los alumnos. Cuesta entender que en un momento así el gobierno de España quiera promulgar una nueva ley de educación (la LOMLOE), sin que el parlamento pueda trabajarla con calma ni la sociedad participar en su elaboración como ha sido habitual en los últimos cuarenta años de vida democrática.

Como Entidad Titular, los Misioneros Claretianos no podemos callar ante un hecho así, que pone en grave peligro el futuro de varios miles de colegios concertados, amenaza los puestos de trabajo de decenas de miles de educadores y alienta una reforma que no respeta el espíritu de la Constitución. No podemos estar de acuerdo con una serie de cambios que acaban vulnerando derechos fundamentales que nos afectan a todos (padres, madres y alumnos, educadores, entidades titulares…), recogidos en tratados internacionales y declaraciones firmadas por España. No.

Hablamos de algo que ya hemos vivido. En su día nuestro colegio de Gijón, a pesar de tener completos todos los puestos escolares ofertados y gozar de reconocido prestigio y de una demanda social estable y consolidada, fue siendo privado durante unos años de varias aulas por la Administración, que invocaba razones de ‘planificación educativa’. La reacción de la comunidad educativa no se hizo esperar. Su movilización incluyó el recurso a los tribunales para reclamar amparo. Tanto el Tribunal Superior de Justicia de Asturias como el Tribunal Supremo declararon nulas las decisiones de la Consejería de Educación y obligaron a restituir con efectos retroactivos las aulas suprimidas. La Ley que ahora se propone impediría rectificaciones como esa y abre la puerta a criterios poco claros en el reparto de los recursos públicos.

Por todo ello nos parece muy grave:

  • Que se suprima la libertad de elección de centro de las familias como principio fundante del sistema educativo. El articulado de la ley que se está discutiendo no reconoce su derecho a “escoger” centro educativo, sino “a que se les asigne”.
  • Que se suprima la demanda social como criterio para que la Administración y planifique los puestos escolares, en contra del espíritu y la letra del Art. 27 de la Constitución. La nueva Ley solo habla de “una oferta suficiente de plazas públicas” y de “un incremento progresivo de puesto escolares en la red de centros de titularidad pública”. ¿Dónde queda el derecho de las familias a escolarizar a sus hijos en un centro con un ideario y proyecto educativo conforme a sus valores y convicciones personales?

Y también nos preguntamos:

  • ¿Es realmente “urgente” una ley que nace con tan poco consenso y sin escuchar a todos los actores implicados?
  • ¿Dónde están los recursos -personales y económicos- que se necesitan para mantener y mejorar la calidad de nuestra enseñanza?
  • ¿Es legítimo considerar subsidiaria a la educación concertada, que escolariza a casi el 25% de la población escolar de España?
  • ¿Qué va a pasar con la asignatura de religión?

Nos parece que están en juego temas muy graves: ¿qué educación se va a ofrecer a niños, adolescentes y jóvenes?, ¿qué derechos se van a reconocer a las familias?, ¿qué calidad de empleo y salario se ofrece al personal de los centros concertados? No podemos quedarnos callados. Hablemos de esto, rompamos el silencio que oculta a la sociedad algo tan serio en un momento tan complicado. Hagamos oír nuestros derechos.

La campaña ‘más plurales’, respaldada entre otras muchas instituciones por Escuelas Católicas, puede ser un modo de hacerlo.

Gracias por vuestra atención. Nos consta que tenéis mucho que hacer y que el COVID-19 está trayendo sufrimiento y preocupación a vuestras familias. Queremos expresaros ante todo nuestro afecto y cercanía: ojalá estos tiempos tan duros sean pronto algo pasado.

Recibid un saludo especial quienes habéis perdido seres queridos, los tenéis enfermos o habéis visto muy alterada vuestra vida. Muy cordialmente,

La Provincia de Santiago de los Misioneros Claretianos
7 de noviembre de 2020

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)