Sé que lo vas a hacer bien: la incorporación a las tareas domésticas desde pequeños

Sé que lo vas a hacer bien: la incorporación a las tareas domésticas desde pequeños

tareas-domesticas-02La autora de este artículo es Alicia Lajo Muñoz, coordinadora del equipo de orientación del Colegio Marista Centro Cultural Vallisoletano, que nos dejar varios consejos para que los más pequeños puedan ayudar poco a poco en las tareas domésticas.

“Es demasiado pequeño”, “con lo que tarda en desayunar, como para prepararse el desayuno”, “si lo hago yo, termino antes”. Estas son algunas respuestas habituales que los padres revelan a los educadores cuando les preguntamos sobre las responsabilidades de los hijos en el contexto familiar. Afortunadamente, también nos encontramos con niños a los que se les educa en un entorno de responsabilidades personales y compartidas que asumen de manera habitual.

Desde los 2 años, los niños pueden colaborar con el adulto en ordenar y guardar sus juguetes, su pijama, regar las plantas y en algunas tareas concretas como poner y retirar los cubiertos de la mesa. No debemos caer en el error de creer que cuando sean más mayores serán responsables de las tareas de manera espontánea porque es cuando “personal y socialmente” estarán preparados, pues la co-responsabilidad se debe fomentar desde que son pequeños.

Consideraciones importantes:

  • Hay que enfocar el desarrollo de la responsabilidad en tareas concretas que se puedan especificar: cómo, cuándo y quién debe hacerlas.
  • Un aspecto que nos ayuda a evitar conflictos es esperar a demandar la tarea cuando termine la actividad en la que está inmerso el niño. Además, padres e hijos debemos ver la colaboración en las tareas de casa de manera positiva, puesto que entre todos, las tareas se terminan antes y se puede dedicar más tiempo a actividades familiares de ocio.
  • Los adultos debemos inicialmente participar en la tarea con los niños y ayudarle ante las dificultades que surjan.
  • Los niños deben saber mediante elogios qué cosas han hecho bien. No me refiero a las tradicionales recompensas materiales, sino a aquellas que ayudan al niño en la toma de decisiones (por ejemplo, elegir las sábanas con las que quiere hacer su cama; elegir el postre que elaborará con sus padres, etc)
  • Además, tenemos que valorar sus intentos y su actitud por encima de la perfección en la realización de la tarea, mostrar confianza en ellos y manifestarles verbalmente seguridad: “Sé que lo vas a hacer bien”.

Dejar Comentario

Comentario (requerido)

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Email (requerido)